El Largo Brazo de la Ley
Saqueo informativo de cartas de Arcana, milicianos y combate en Ciudad de Ladrones
Notas de prensa y artículos | Publicado el 28 de Septiembre de 2010 Puntuación  
 25 votos

 

Entre la aristocracia criminal de Cadwallon, las palabras “Ley” y “Orden” no tienen significado alguno. Los milicianos que patrullan por sus calles en nombre del Duque se distraen fácilmente con una pequeña botella o un pequeño soborno, pero no carecen de peligro. Los ladrones más habilidosos no sólo han aprendido a esquivar a los milicianos, sino también a manipularlos. Un susurro… una piedra lanzada… los más simples métodos pueden servir para que Kornak y Valrut pierdan el rastro de un ladrón y encuentren en el de su rival. En definitiva, los milicianos son poco más que perros de presa, y un ladrón sólo tiene que saber cómo usar la correa.

Ciudad de Ladrones, trepidante juego de criminal astucia y despiadadas estrategias en una ciudad de fantasía sumergida en un aura de magia e intriga, está a punto de llegar a vuestras mesas de juego. La pasada semana le echamos un vistazo a los puntos de acción, y vimos cómo los ladrones se mueven por las laberínticas calles de Cadwallon para abrir los cofres de los aristócratas que duermen sin saber de peligros. Hoy vamos a detenernos en las cartas de Arcana, útiles poderes que pueden ayudar o perjudicar a las bandas que compiten en el saqueo, y conoceremos mejor a los milicianos que velan por la seguridad en Cadwallon.

Los turnos en Ciudad de Ladrones consisten en tres simples pasos. En primer lugar, robas una nueva carta de Arcana del mazo común y la pones en tu mano. A continuación, eliges una de las dos figuras de miliciano del tablero y la activas. Por último, activas tus propios personajes gastando tu reserva de 7 puntos de acción (tal como explicamos la semana pasada).

cartas

Nos detenemos ahora en los dos primeros pasos. Las cartas de Arcana dotan a tus ladrones y a las partidas de una variedad adicional. Se empieza el juego con cinco de estas cartas, que pueden usarse en combate o cumpliendo ciertos requisitos. Con ellas puedes, por ejemplo, dificultar el movimiento de un ladrón adversario, trasladarse hasta casillas a las que no se puede acceder de otro modo, o hacer que tu oponente pierda sus preciados tesoros. Al robar una nueva carta de Arcana cada turno, dispondrás de una fuente constante de sorprendentes trucos… y se rumorea que también existe un misterioso individuo que puede robar una carta de Arcana adicional cada vez que gana un combate.

Después, debes mover un miliciano. Estos veteranos de la seguridad urbana vigilan por la noche las calles de Cadwallon, con la esperanza de atrapar a un ladrón y poder exigirle algunos ducados por su silencio. En términos de juego, los milicianos son personajes controlados en común por todos los jugadores y que estos usan para bloquear caminos y arrinconar al adversario ya que, tal como explicamos la semana pasada, no se pueden atravesar las casillas ya ocupadas. Lo primero para llevar a cabo este paso es elegir al miliciano que quieres mover; los miliciano no pueden ser retirados del tablero de juego, así que estarán en su casilla inicial o donde los dejase el último jugador que los movió.

 

Kormakvalrut

 

Seguidamente, debes tirar un dado. El resultado de la tirada indica el valor de Movimiento de ese miliciano durante esa activación, y por tanto el número de casillas que puedes moverlo en búsqueda de otros ladrones. Sin embargo, si el resultado es un 6, el miliciano en cuestión se distrajo o dio una involuntaria cabezada, y no se moverá este turno.

De todos modos, lo más probable es que tengas la oportunidad de moverlo, y si consigues llevarlo hasta una casilla en la que se encuentre un ladrón rival, podrás empezar una pelea (en la que tú controlas al miliciano). Es ahora cuando el valor de Combate de la carta (el número superior) entra en juego. El combate es muy sencillo: después de que cada jugador tire un número de dados igual a su valor de Combate y se quede con el de resultado más alto, se comparan ambas puntuaciones de combate, ganando el personaje con la puntuación más alta (en caso de empate gana el atacante).

Es preciso señalar que algunas cartas de Arcana pueden afectar el resultado de un combate, incrementando el valor de Combate o la puntuación de combate de un personaje. Cada jugador sólo puede usar una carta de Arcana por combate, y sólo para ayudar a los ladrones, y nunca a la milicia.

Y, tal como dicen, la fortuna sonríe al vencedor: si un miliciano gana un combate, se queda con 2 Ducados de su víctima. Si en cambio es un ladrón quien ataca con éxito a otro ladrón, puede exigirle uno de sus tesoros. Ya sea de una u otra forma, el personaje derrotado huirá del vencedor, lo que significa que éste podrá mover a su víctima tres casillas a su antojo… lo que hace posible (sólo en este caso) que atraviese casillas ya ocupadas por otras figuras. Éste es el modo perfecto de acorralar a tus enemigos justo donde quieres, como por ejemplo en el callejón en el que les esperan los miembros de tu banda, dispuestos a seguir con la paliza.

 

Ciudad de Ladrones es un trepidante juego de robos realizados con astucia y engaños despiadados en una ciudad fantástica, salpicada por la magia y la intriga. Hazte rico o muere en el intento. Es algo más que un lema para los ladrones de Cadwallon: Es un estilo de vida.

Más noticias de Ciudad de Ladrones [+]

Comentar noticia en los Foros Retweet Facebook
Más Noticias [+]
© Edge Entertainment. Todos los derechos reservados.
Declaración de privacidad | Condiciones de uso | Contacto | Atención al Jugador | Atención al Profesional | Ayuda | RSS