Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Y de la tierra surgió un horror

Y de la tierra surgió un horror

Conoce más de las espantosas Máquinas de Guerra de Genios Victorianos

"Es una vieja máxima mía que cuando hayas descartado lo imposible, lo que quede, aunque sea improbable, debe ser la verdad"  - Arthur Conan Doyle, El signo de los cuatro

¿Estás listo para conquistar el mundo? Con Genios Victorianos podrás  ponerte en la piel de una de esas mentes maestras... ¡que decidieron poner su intelecto al servicio del mal! Este juego te permite dar salida a tu talento para el crimen y construir las máquinas de destrucción más malévolas, siempre propulsadas por vapor y engranajes, al más puro estilo steampunk. 

Hoy seguimos conociendo como son los ingenios apocalípticos que tendrás que construir en cada partida, y cómo sería la estrategia básica para jugar con cada uno de ellos. Ya hablamos de los tres primeros por aquí. Completamos el repaso con estos tres, cada uno ideal para un estilo de juego diferente.

La asombrosa aeronave

El ingeniero de esta máquina puede conseguir el botín de otra ciudad siempre que tenga un agente ahí, así que elige con cuidado dónde lo sitúas. Por eso, conseguir rápidamente agentes es la estrategia clave para él. La manera más segura es conseguir 5 Códices Da Vinci, así que concéntrate en esto. Con varios agentes podrás planear tus turnos con más calma.

El topo a vapor

La habilidad de sus ingenieros les permite poner dos agentes por turno, con lo cual vas a llenar el tablero con tus hombres. Por ello te conviene conseguir pronto más agentes: consigue los códigos Da Vinci y despliégalos por el tablero. Después tienes varias opciones: puedes dedicarte a sabotear las acciones de los enemigos, ya que en Genios Victorianos, CLAW es la máquina que te va a permitir disfrutar desbaratando los planes ajenos; o puedes acumular Potencia de fuego para destruir más edificios. 

La fortaleza rodante

Es posiblemente la máquina más flexible, e ideal si eres bueno adivinando las intenciones de tus rivales (y fastidiándolos, claro). Por un lado, puedes tratar de acumular mucha potencia de fuego y arrasar con todo. Por otro, puedes intentar anticiparte a las acciones de los rivales y aprovecharte de ello. Procura poner a tu ingeniero en localizaciones vacías para así recibir antes las cartas de misión. Si no consigues triunfar a base de cumplir misiones, siempre podrás sabotear las acciones rivales. Su flexibilidad también te permite optar por construir tu máquina a toda velocidad y llevar la iniciativa de la partida. Examina a tus rivales y las misiones durante el primer turno y decide tu estrategia.

Por supuesto, estas indicaciones han sido solo una guía: cada partida se desarrollará de una manera: tu capacidad de improvisación y de pensamiento lateral serán imprescindibles para adelantarte a tus rivales. Es el momento de demostrar quien, de entre todos los Genios Victorianos, es el más maquiavélico. Ponte manos a la obra: ¡el mundo no va a destruirse solo!


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up