Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Viajando por los Estados del Vapor

Viajando por los Estados del Vapor

Diario de Diseño #6: Los vehículos en Steam States

Los humanoides de los Estados Unidos de Ansalance en su afán de viajar, descubrir y comunicarse, se han visto obligados de forma casi natural a desarrollar aquellos medios de transporte capaces de vencer toda adversidad.

En este diario de diseño de Steam States descubriremos una pequeña porción de la historia de la tecnología que a día de hoy los aventureros y los exploradores utilizan para adentrarse en las tierras salvajes, lejos de la protección de las grandes ciudades. Una visión general de los principales métodos de transporte y su tecnología básica.

El viaje por tierra

Los humanoides del mundo antiguo, mucho antes de la formación de la actual Confederación de estados, no acostumbraban a viajar mucho. Nacían y morían en una misma área geográfica. Se estipula que algunas culturas, principalmente de nómadas, fueron las primeras en domesticar caballos para su uso como animal de tiro, más tarde se registra su uso como montura y también como elemento fundamental para la guerra, además de diferenciar el estatus del soldado. Más tarde llegaron, desde las selváticas tierras de Linaes, los shumaks, aves capaces de desplazarse a grandes velocidades gracias a sus dos poderosas patas. Su uso como animal de monta se extendió rápidamente en Ansalance y actualmente todavía se sigue utilizando.

La verdadera revolución de los transportes (y de la tecnología en general) llegó con el desarrollo de la maquinaria a vapor. Que aunque ya estaba presente en el por aquel entonces novedoso ferrocarril, se consideró un factor clave durante la primera revolución industrial, tras los estragos causados durante la primera Guerra del Colmillo. Se creó una infraestructura fija que permitió interconectar las grandes urbes y así conseguir que el modelo económico se transformara completamente. El ferrocarril ha evolucionado desde los tiempos de la primera revolución industrial, actualmente su mecánica es más precisa y se logra una mayor velocidad punta, incluso a baja potencia. Incluso en la era actual, en la que la aeronáutica predomina el mundo de los transportes, el ferrocarril sigue siendo el medio de transporte más utilizado por el ciudadano.

El siguiente paso evidente era el desarrollo de vehículos terrestres autónomos. Existen varios modelos de vehículos terrestres, algunos funcionan gracias al vapor, y otros gracias al combustible fósil (llamado Powl). Su elevado precio, y las numerosas tareas de mantenimiento, han logrado reducir su uso a entornos urbanos y al ámbito militar. Cualquier ciudadano de los Estados del Vapor podrá apreciar que realmente la variedad de vehículos mecanizados terrestres es escasa y es sencillo encontrar una razón. Aunque parezca paradójico, la mayoría de pobladores de Ansalance sigue prefiriendo el uso de monturas como medio de transporte personal, este hecho tiene una explicación: el elevado precio y la dificultad para mover estos vehículos por territorios agrestes u hostiles durante largas distancias.

Aquellos privilegiados que pueden costearse un vehículo terrestre acostumbran a pertenecer a élites aristocráticas o gubernamentales. Algunos opinan que es cuestión de tiempo que los vehículos terrestres sean completamente sustituidos por los aéreos, puesto que no deben enfrentarse a tantos problemas frente a territorios accidentados y requieren menos combustible para su uso, lo cual los hace más asequibles para el ciudadano medio. También es cierto que esta opinión es más habitual entre aquellos que consideran los viajes aéreos el futuro de todo transporte.

Actualmente pueden verse algunos vehículos mecanizados en las grandes urbes. Quizá el más popular sea la diligencia a motor o el automóvil WE 5.

Surcando las olas

Los viajeros náuticos son los más antiguos que se registran en Ansalance. Se conservan registros de viajes marítimos miles de años antes de la aparición del primer conjunto poblacional. Según cuenta la tradición, los humanos fueron los primeros en surcar los mares en armazones de madera movidos por la fuerza del viento. Más tarde, los elfos también llegaron a viajar por las costas del Viejo Continente a gracias a sus primeros “Eualas”, veleros de reducidas dimensiones y muy rápidos incluso en alta mar.

Los primeros viajes marítimos se datan gracias a los registros arqueológicos de algunas culturas y su comercio de exportación/importación. En aquella lejana era tan solo se contemplaban los viajes marítimos siguiendo rutas de cabotaje, que aun siendo considerablemente peligrosas (debido al pillaje) son las responsables de que en la actualidad se conserven datos de estos primigenios viajes a través del océano.

Primeramente los veleros apoyados por remos, más tarde fueron los veleros de gran tamaño y las técnicas de navegación élficas a través de la posición de los astros. Durante largos siglos los viajes marítimos han sido la única forma de trasladar grandes cantidades de individuos y comercio de un lugar a otro por el territorio costero del Viejo Continente.

La revolución tecnológica no solo reinventó la forma de navegar, sino que también permitió a los ansalianos adentrarse en el desconocido mundo submarino. Los primeros vehículos submarinos fueron creados con fines únicamente militares, aunque más tarde aquellos rudimentarios y extraños navíos capaces de navegar por las profundidades del océano sirvieron a los naturalistas marinos y su búsqueda del conocimiento. Aquellos datos sirvieron enormemente a la ciencia. La invención del Buggeder está estrechamente relacionada con este nuevo conocimiento submarino, el cual propició el descubrimiento del continente de Linaes que más tarde fue conocido como “Nuevo Mundo”. Esta maravilla de la tecnología permitió a los ansalianos cruzar el antiguo “Muro de Fuego” bajo las olas, donde la temperatura de la infranqueable barrera era considerablemente menor.

Este titánico submarino, aunque con menos frecuencia que en el pasado, se sigue utilizando como línea de viaje marítimo hacia Linaes. Su única ruta se establece desde Puerto Sur (Ansalance) hasta Barris (Linaes). Está dotado de toda clase de lujos, y dispone de tres clases o categorías de viaje. Aquellos que poseen menos poder adquisitivo también pueden adquirir un pasaje en tercera clase para viajar al otro lado del mundo.

Conquistando los cielos

Desde el principio de los tiempos las razas humanoides miraron a los cielos con curiosidad y recelo. La religión lo calificó como el lugar al cual se retiraron los dioses tras la Guerra de las Eras. El cielo siempre ha representado un misterio para los habitantes de Zhenoghaia. Los viajes aéreos son algo reciente, teniendo en cuenta la historia de los humanoides en los Estados del Vapor, y solo han sido posibles gracias a la tecnología.

Desde la invención del motor a vapor han existido diversas máquinas voladoras. Desde grandes globos aerostáticos y zeppelines, impulsados por hélices, a aeroplanos de combustión interna y motores de cuatro tiempos. Actualmente existen considerables avances en materia aeronáutica, puesto que durante la última gran guerra se desarrollaron nuevos sistemas que han permitido mejorar los sistemas de vuelo y los vehículos aéreos. Con el nuevo desarrollo nacieron los motores a reacción, surgidos a partir del descubrimiento del Powl como combustible, directamente vaporizado en el interior de la turbina. Estos nuevos ingenios han logrado que actualmente los Estados Unidos de Ansalance estén más  avanzados que ningún otro país del mundo en ingeniería aeronáutica.

El descubrimiento de los cristales Yhm ha supuesto la mayor revolución tecnológica aplicada a la aeronáutica. Los cristales gravitatorios Yhm han logrado que grandes masas de acero sean capaces de suspenderse en el aire e incluso ganar velocidad consumiendo muy poca energía. La llegada de los cristales gravitatorios marcó el nacimiento de una nueva era, nació la era de los exploradores aéreos.

Multitud de compañías se han empleado a fondo en el desarrollo de nuevos modelos de aeronaves, capaces de responder a las necesidades de sus futuros propietarios. Esta gran explosión de oferta, ha permitido reducir el precio de venta convirtiendo este tipo de transporte en una de las mejores opciones para aquellos que quieren recorrer grandes distancias asiduamente y en el menor tiempo posible. De entre todos estos modelos, destaca la C-300, diseñada por la todopoderosa compañía White Elm, un modelo pequeño y versátil, con suficiente espacio como para convertirse en una buena opción para cualquier grupo de aventureros dispuestos a recorrer mundo.

El transporte aéreo a menudo suele ser la mejor opción, aunque al igual que ocurre con los vehículos terrestres, no todo el mundo puede permitirse el coste de mantenimiento de este tipo de vehículos, ni tampoco la ingente cantidad de combustible que consumen. Aun así, a día de hoy son muchos los que las utilizan y parece que la tendencia va en aumento.

Esta reciente era tecnológica ha supuesto un drástico cambio en el comercio internacional, ahora los cielos de grandes urbes ha cambiado, ya no es extraño ver tráfico aéreo sobre las grandes capitales, de igual modo que este ejemplo de las más alta tecnología no descarta la presencia ni la majestuosidad del vuelo de aquellos ya anticuados pero sorprendentes zepelines que todavía recorren los cielos.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up