Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta nuestro uso de cookies. Consultar política de cookies Entendido
Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Una victoria sin dobleces

Una victoria sin dobleces

Presentamos el juego de cartas Origami

El origami es un arte japonés milenario que logra recrear algunos de los más hermosos elementos de la naturaleza partiendo de un simple trozo de papel. Animales, plantas, objetos cotidianos e incluso seres mitológicos. ¿Qué pasaría si pudiéramos encerrar toda la magia de estas creaciones en un juego de cartas?

Origami es un rápido y elegante juego en el que solo el artista de origami más habilidoso se hará con la victoria. Junto con hasta cuatro jugadores más tenéis que jugar tantos origamis como sea posible en dos rondas. Al final, quien tenga más puntos será el ganador.

Las cartas de Origami se dividen en cinco familias de animales, con algunos de los más representados en el arte de la papiroflexia japonesa. Animales de granja, del cielo, del mar, de la sabana y de la pradera. Cada carta indica la dificultad de la figura origami que representa indicando un número de pliegues determinado. De tal modo que el pollito, por ejemplo, necesita de menos pliegues que el mapache o el loro para realizarse por su menor dificultad.

En cada turno puedes elegir entre robar cartas, jugar un origami o usar la acción especial de una carta. A medida que vas jugando origamis debes colocarlos en dos colecciones de cartas frente a ti. La suma de los puntos de estas colecciones será tu resultado final. Algunas cartas, además, te proporcionan acciones especiales mientras están visibles en tu colección.

Para dominar el origami es importante mantener el equilibrio, la proporción. Realizar un pliegue tras otro, volver sobre nuestros pasos en algunas ocasiones y tener siempre en mente el resultado final. Cada animal contribuye a tu éxito proporcionándote efectos y acciones que te ayuden a alcanzar tu objetivo. Los animales de granja, por ejemplo, te permiten robar cartas adicionales. El loro te permite copiar el efecto instantáneo de otra carta y usando al león puedes jugar un origami sin pagar su coste en pliegues. Una vez hayáis completado el mazo por segunda vez el juego habrá terminado y será el momento de demostrar que eres el más habilidoso de los míticos artistas de la papiroflexia.


Up