Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Una noble misión

Una noble misión

Los hilos que guían tu destino en God of War: el juego de cartas

Las Nornas intentan detener el Ragnarök, pero saben que será una ardua y difícil tarea. Al elegir un camino, otros se perderán, y los enemigos podrían volverse más fuertes. Pero el objetivo final está claro, aunque la forma de lograrlo no lo esté. En este artículo de God of War: El juego de cartas echaremos un vistazo a las misiones. Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre cómo funcionan los escenarios, pero ¿y sobre elegir una misión y las desventajas que hay al elegir un sendero u otro? Descubrámoslo.

God of War: El juego de cartas incluye diez misiones: seis misiones iniciales y cuatro Jefes Finales. Al comienzo de la partida, las misiones se barajan y una se coloca sobre la mesa. Esta será la primera misión que los jugadores tendrán que completar durante su viaje. A partir de ahí, se roban dos misiones más y se colocan sobre la primera misión formando una pirámide invertida. Si los jugadores consiguen superar la primera misión, tendrán que elegir entre las dos nuevas misiones. Para la tercera fila, los jugadores barajan las cartas de Jefe Final y colocan tres de ellas en la parte superior, encima de las misiones. Una vez hecho esto, los jugadores tienen un mapa que seguir para detener el Ragnarök. Sin embargo, el camino que elijan depende de ellos.

En la cara de cada carta de Misión y de Jefe Final se encuentran las reglas especiales de esa misión en particular. Por ejemplo, cuando los jugadores se enfrentan a los Grendels de las cenizas y de la escarcha, hay unos pedestales que representan el nivel de fuerza y defensa de los Grendels durante la partida. Si se enfrentan al poderoso Ogro, es posible que los jugadores puedan usar la fuerza del Ogro en su ventaja. Sigrun, reina de las valquirias, puede ser atacada por sus seguidoras una vez son derrotadas, uniéndose a la misión de las Nornas de salvar el mundo. Las reglas especiales de cada carta de Misión y de Jefe Final son únicas, lo que para los jugadores supone diferentes desafíos que deberán superar.

La cara de las cartas de Misión y de Jefe Final también contienen las condiciones de victoria. En algunos casos, simplemente se trata de derrotar al enemigo principal del escenario. Por ejemplo, si los jugadores logran derrotar a ambos Viajeros, habrán completado con éxito la misión. Otras misiones son algo más complejas: por ejemplo, si los jugadores viajan a Alfheim, no bastará con derrotar a Svartáljǫfurr, ya que las fuerzas del mal seguirán enviando refuerzos a la batalla y, en consecuencia, los héroes también tendrán que destruir la colmena, la fuente de interminables tropas, así que solo lograrán terminar con éxito la misión al completar ambos objetivos. Aunque los ataques directos podrían no ser siempre la clave, como sucede en el Perdón de Baldur, donde objetivo es atrapar a Baldur.

Esto nos lleva a otra información importante incluida en la cara de las cartas de Misión y de Jefe Final: las condiciones de derrota. Si bien cualquier misión o Jefe Final se puede perder si todos los héroes son abatidos mientras luchan, algunas tienen condiciones adicionales que pueden conducir a la derrota. Esto significa que, en ocasiones, los jugadores deberán atacar a ciertos enemigos en cierto orden. En la misión El Ogro, los jugadores pierden si el Ogro es derrotado mientras otro enemigo sigue vivo en el campo de batalla. En otras ocasiones, los jugadores deberán realizar un seguimiento de los elementos del campo de batalla, como en Helheim, misión que se pierde si la pila de fuego se apaga. En otras misiones, se puede perder si los jugadores se entusiasman demasiado con los ataques, como en el Perdón de Baldur, en cuyo caso, los jugadores perderán si permiten que Baldur sea derrotado, ya que su muerte es un detonante específico del Ragnarök.

Los jugadores también deberán elegir cuidadosamente qué camino tomar para completar las misiones y a qué Jefe Final se enfrentarán. Solo elegirán una de las opciones para la segunda misión, al igual que solo elegirán uno de los tres Jefes Finales. Las cartas que los jugadores no elijan se voltean dejando boca arriba su dorso, y entonces entra en juego un obstáculo especial. El obstáculo puede causar daño directo a los héroes antes de incluso de que comience la batalla, añadir cartas especiales a los mazos de los jugadores o forzarles a retirar de sus mazos cartas que les beneficien para esa batalla. Uno de los obstáculos puede incluso obligar a los jugadores a reducir el límite de mano para esa misión. Si los jugadores logran seguir adelante y cumplir su objetivo, serán realmente dignos de galardones heroicos y conseguirán evitar el Ragnarök.

En God of War: el juego de cartas el camino que se debe seguir es incierto, pero, trabajando en equipo, las Nornas son la mejor oportunidad para salvar el mundo.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up