Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Un mundo iluminado solo por el fuego

Un mundo iluminado solo por el fuego

Seguimos repasando los contenidos de Cthulhu a través de las épocas: ¡Hoy vamos a la Edad Oscura!

«Estoy destinado a vivir entre tormentas cambiantes y desconcertantes. Pero quizá, si como espero y deseo, vives largo tiempo tras mi muerte, a ti te acontezca una época mejor. Cuando la oscuridad se haya desvanecido, nuestros descendientes podrán volver en el antiguo y puro resplandor.» 

 

—Petrarca 

El antiguo imperio se desmoronó hace siglos, llevándose consigo su cultura y conocimiento. Los señores de la guerra y la iglesia universal se disputan entre ellos el derecho a proclamar un nuevo imperio, mientras se promueve la cultura y el conocimiento en tierras lejanas y monasterios recónditos. Los lobos marinos, los señores a caballo y los últimos vestigios del paganismo ponen a prueba las fronteras de los reinos emergentes: quemando, saqueando y anexionando todo a su paso. La oscuridad acecha y la gente tiene todo el derecho a temerla, pues en ella el demonio se mofa y te engatusa. Los hombres se adentran en los bosques y nunca más regresan; las mujeres desaparecen de camino hacia el mercado, y los niños fallecen a causa de terribles enfermedades. Tu comunidad es el lugar más seguro, alejado de los criminales y los monstruos. 

El mundo cambiante es aterrador, pero no es eso lo que alienta a hombres y mujeres a resguardarse en la seguridad de sus chozas cuando cae el sol y la oscuridad se apodera del lugar. Los inquietos muertos, elfos, hadas y otros seres malévolos acechan en el campo. Algunos se ven arrastrados al conflicto con la humanidad debido a la expansión del ser humano, mientras que otros han estado ahí siempre, mucho antes que el hombre, y no tienen intención de marcharse. Muchos otros están en guerra con la humanidad de mano de los hombres y mujeres que aún practican las viejas costumbres, luchando contra los tentáculos invasores de la iglesia. 

Las criaturas que acechan en las sombras y aquellos que comulgan con ellos no son lo más aterrador de este mundo. Ocultos en los recesos del tiempo y los ángulos del espacio, conceptos que una persona normal no puede ni llegar a entender, residen unos entes que están más allá del bien y el mal. Unas pocas almas valerosas descubren la existencia de estos entes y hacen todo lo que está en su mano (usando todas las herramientas inútiles que tienen a su disposición) para devolverlos al lugar del que vinieron. Al mismo tiempo, un violento señor de la guerra en su castillo fortificado o un clérigo ansioso de poder en su abadía, descubren las promesas que dichos entes les susurran al oído. Promesas de poder y riqueza; todo ello les será entregado si aceptan servir a los antiguos dioses oscuros. 

Cthulhu Edad Oscura sitúa el horror de los Mitos de Cthulhu en el contexto de la Europa de los siglos X y XI. Este capítulo de Cthulhu a través de las épocas proporciona todo lo necesario para que los Guardianes puedan ambientar sus partidas, con nuevas reglas para la creación de personajes entre las que destaca la introducción de los Sucesos Vitales, que ayudan a añadir profundidad al trasfondo de los personajes. También encontraremos nuevas profesiones, nuevas habilidades y por supuesto el concepto de la posición social, tan importante en la Edad Media. 

El capítulo se completa con ideas para formar sociedades de investigadores y sugerencias para implementar la presencia de los Mitos en la Edad Oscura además de una más que sugerente semilla de aventura que puede ser ampliada con un poco de trabajo por parte del Guardián y transformada incluso en una emocionante campaña. 

Quedan muchas ambientaciones por explorar en este Cthulhu a través de las épocas que tantas alegrías (y sustos, claro) nos está dando, así que en un futuro cercano volveremos para seguir indagando qué otros tesoros se ocultan entre sus páginas. Hasta entonces, tened las espadas preparadas y las antorchas bien encendidas… ¡Ahí fuera puede haber algo acechando!


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up