Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Un mosaico monstruoso

Un mosaico monstruoso

El camino hacia la Montaña en God of War: el juego de cartas

Mientras las Nornas buscan una forma detener el Ragnarök, deben comprobar si los héroes son capaces de completar diferentes misiones. En God of War: El juego de cartas, estas misiones se desarrollan en escenarios. Cada escenario se crea usando un mosaico de cartas de doble cara y de gran tamaño que conforman el espacio de juego en el que los héroes se moverán, un campo de batalla temático en el que los jugadores combatirán las fuerzas del mal. Vamos a analizar en profundidad cómo funcionan las mecánicas de escenario y cómo consiguen crear una experiencia dinámica y emocionante sobre la mesa.

God of War: El juego de cartas es totalmente cooperativo. Por tanto, los escenarios asumen el papel del enemigo al que los jugadores deberán enfrentarse, así como el campo de batalla en el que lucharán. Cada escenario está compuesto por ocho o más cartas de doble cara.

Las cartas están numeradas, por lo que los jugadores saben a qué misión pertenecen las cartas. Cada una de ellas incluye también un diagrama que muestra cuál es su lugar en el mosaico. Este diagrama tiene además un código de colores con rombos blancos que representan la cara de la carta, y rombos rojos, que representan el dorso. Cuando se colocan todas juntas, las cartas conforman la ubicación del escenario, ya se trate de un campo de lava lleno de elfos furiosos, un enorme dragón o un valle cubierto de escarcha repleto de gigantes enemigos. Las cartas tienen información diferente dependiendo de su función en el escenario. Por ejemplo, algunas tienen enemigos que los héroes deben derrotar si quieren detener el Ragnarök. Estas cartas mostrarán la salud total del enemigo, así como el tipo de ataque que efectuará cuando se active y el daño que infligirá. Los ataques cuerpo a cuerpo tienen flechas que indican a qué columnas infligen daño, mientras que los ataques a distancia se dirigen a la columna más alejada. Los enemigos también pueden, potencialmente, infligir daño especial, como aturdir o envenenar, lo que provocará que se introduzcan cartas en el mazo de un jugador que le supondrán un obstáculo cuando se roben.

Otro tipo de carta de Escenario son las ubicaciones en el campo de batalla, como una base enemiga de la que salen refuerzos continuamente. Es posible que estos puntos no ataquen directamente a los héroes, pero otras cartas del escenario harán referencia a ellos. Por ejemplo, las cartas de enemigo podrían reaparecer continuamente después de que los héroes los hayan derrotado mientras su base no haya sido destruida. O podría tratarse de una ubicación importante y, sin su destrucción, el Ragnarök seguiría su curso.

Las cartas de Escenario también pueden ser cartas Marcadoras. En este tipo de cartas los jugadores realizarán un seguimiento de la cantidad de daño que han infligido a un enemigo concreto en el campo de batalla. Podrían entrar en juego diferentes reglas cuando los enemigos hayan alcanzado una cantidad concreta de daño, de manera que la batalla se convierte en un remolino en constante cambio: las tácticas que en un principio habrían servido para ganar podrían no ser de utilidad después de que se den ciertos eventos.

Muchas cartas de Escenario tienen condiciones de volteo. El volteo de una carta puede activarse al infligir daño a una ubicación, al acabar con un enemigo combatiente, cuando un jugador descarte cierto tipo de carta o cuando un enemigo se active y efectúe un ataque. Al voltearse, la carta de Escenario podría descubrir una nueva amenaza a la que los héroes deberán hacer frente, nuevas condiciones que afecten al campo de batalla o, posiblemente, recompensas por haber derrotado a un enemigo. Además, esa cara de la carta también podría tener sus propias condiciones de volteo. Así, las cartas de Escenario estarán continuamente en movimiento, cambiando a medida que avance la batalla. Vemos pues que no es un juego de tablero simple y estático, sino un paisaje vivo en el que las reglas de combate pueden cambiar de un momento a otro… a favor o en contra de los jugadores.

Las cartas de Escenario se activan al final del turno de cada jugador. Un jugador robará la primera carta de la parte superior del mazo de Mejoras y la revelará. Cada carta de Mejora tiene una runa que corresponderá a una o más cartas de Escenario. Al activarse, los enemigos atacarán, las cartas de Escenario podrían voltearse o se podrían desencadenar otros efectos. Los jugadores deben estar siempre preparados para defenderse de las cartas de Escenario, ya que no hay forma de saber con certeza cuándo se volverán a activar.

Las cartas de Escenario de God of War: El juego de cartas hacen que el juego evolucione de un simple juego de construcción de mazos a un juego de aventuras táctico en el que los jugadores tendrán que maniobrar en el espacio de juego, atacando y defendiéndose de elementos que cambian continuamente. Sus acciones se reflejarán en el escenario cuando derroten a los enemigos y destruyan elementos, mientras que las cartas reaccionarán cuando las runas las activen. God of War: El juego de cartas crea una experiencia de juego realmente única mientras los jugadores intentan completar las tres misiones y detener el Ragnarök de una vez por todas.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up