Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Saqueando Chernobyl

Saqueando Chernobyl

Descubre qué puedes encontrar en las ruinas radioactivas

Pronto podrás descubrir Zona: El Secreto de Chernóbil, un juego ambientado en un desolado páramo post nuclear en el que los jugadores adoptan el papel de saqueadores que intentan detener la explosión del reactor al mismo tiempo que combaten criaturas mutantes, encuentran reliquias radioactivas de gran poder y, en general, intentan mantenerse con vida en un entorno que castiga hasta el más mínimo error. 

Ya mencionamos el componente survival que tienen algunas de sus mecánicas y en este artículo queremos poner el foco justo ahí para mostraros cómo Zona: El Secreto de Chernóbil consigue que la gestión del equipo, su mantenimiento y conservación se conviertan en uno de los aspectos más divertidos del juego.

Para empezar, y como ya hemos comentado, los jugadores de Zona: El Secreto de Chernóbil adoptan el rol de saqueadores. Esto quiere decir que a medida que vayan explorando el mapa del juego se irán encontrando una serie de localizaciones y eventos que, una vez resueltos, otorgarán una recompensa, habitualmente en forma de nuevo equipo. 

Los artefactos, por su parte, son objetos imbuidos de un gran poder entre radioactivo y sobrenatural que pueden llegar a salvar la vida de nuestros personajes, pero siempre con un coste. Algunos, por ejemplo, pueden aumentar prodigiosamente nuestras habilidades de combate, pero a costa de dañar permanentemente el resto de nuestro equipo.

 

Y es precisamente en este aspecto, el de lo perecedero del equipo, es donde Zona: El Secreto de Chernóbil brilla como uno de los mejores survival de mesa que hemos jugado en mucho tiempo. Gran parte de nuestro equipo se irá degradando con el uso o a medida que nos vayamos enfrentando a los peligros del páramo, lo que nos obligará a cuidarlo como si nuestra vida dependiera de ello porque… Bueno, es que nuestra vida depende de ello. 

Y es que Zona: El Secreto de Chernóbil es un juego con unas tasas de letalidad tan elevadas que hasta las mismas reglas contemplan que, si tu personaje muerte, puedas volver a entrar con la partida con uno nuevo (Hay hasta diez diferentes con sus propias habilidades y equipo), así que recuerda: en la Zona, un saqueador es tan bueno como el equipo que porta.


Noticias relacionadas



 
Up