Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Preparaos pues los Amos han llegado

Preparaos pues los Amos han llegado

El arte y el diseño conceptual de Cthulhu: Death May Die

El diseño de un juego raramente es sencillo. Surgen una gran cantidad de dudas, de preguntas y, muchas más veces de lo que gustaría admitir, es necesario hacer borrón y cuenta de nueva y empezar de cero. Durante años Eric M. Lang y Rob Daviau han sido amigos y han admirado mutuamente su trabajo. Incluso llegaron a comenzar un proyecto juntos pero nunca llegó a ver la luz. Ahora con Cthulhu: Death May Die ha llegado el momento para que ambos combinen su talento.

“Soy un gran admirador de la obra de Lovecraft”, explica Lang. “He diseñado dos juegos basados en los Mitos de Cthulhu y he jugado mucho a ambos. He jugado al juego de rol y a muchos otros. Me encanta lo que se está haciendo con su obra, ¡incluso cuando se le da un toque de humor!"

“También soy un admirador de la obra de H.P. Lovecraft pero no tanto como Lang”, admite Daviau. “He jugado al juego de rol y me he leído un par de sus relatos. Aun así conozco bastante bien el mundo de los Mitos de Cthulhu y me encanta la ambientación clásica de horror en los años 20”

Ambos diseñadores tenían un historial previo y una relación con los juegos muy diferente pero ambos sabían que trasladar las ideas iniciales a un nuevo juego es muy complicado cuando ya existe una gran cantidad de juegos de este universo. "Quieres que el juego introduzca una nueva experiencia que los jugadores no hayan visto antes.”, admiten Daviau y Lang.

Una de los aspectos principales que preocupaban a ambos diseñadores era crear una experiencia a la que los jugadores quisieran volver una y otra vez. Eso obligaba a introducir aspectos personalizables y diferentes en cada partida. Este punto fue parte de los esquemas de diseño desde el mismo inicio para permitir que cada vez que los jugadores se acercasen a Cthulhu: Death May Die la experiencia fue completamente distinta.

De la misma forma deseaban capturar la esencia de los Mitos de Cthulhu y la rica mitología creada por H.P. Lovecraft con todo el arte del juego y sus componentes. Buscaban una manera de reflejar el horror que impregna toda su literatura en las miniaturas, buscar algún punto donde el proceso de escultura reflejase el horror de enfrentarse a criaturas de naturaleza tan espantosa.

Claramente las mejores opciones era Adrian Smith y Karl Kopinski, con los que Lang había trabajado en proyectos anteriores, y que tenían una capacidad soberbia para reflejar en las miniaturas toda una gama de emociones. Kopinski trabajó en los investigadores dándoles un aire de héroes pulp de los años 20 mientras que Smith tomó un concepto completamente opuesto mostrando a unos monstruos terribles y depravados. Finalmente fue el Studio McVey, bajo la supervisión del legendario escultor Mike McVey, el encargado de traer los diseños de Adrian Smith y Karl Kopinsky a la vida.

“Tienes las miniaturas de CMON, el arte del resto de componentes y todo ellos tienen formas muy diferentes de meterte en la partida”, comenta Daviau. “Añade unos buenos textos y una gran historia y tienes la razón por la que me encantan los juegos de mesa. No es solo un aspecto el que introduce en la historia sino son todos ellos los que hacen que la experiencia sea fantástica”

Preparaos porque los Primigenios ya han llegado, preparaos para abrazar las locuras que os harán peculiares, diferentes y peligrosos. Preparaos para un reto como ningún otro con Cthulhu: Death May Die.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up