Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Por Suecia, en el tiempo

Por Suecia, en el tiempo

Suecia en los años 80 de Tales from the Loop: Historias del Bucle

En la década de 1980, Suecia era un país muy diferente del que es hoy. Algunos la consideran una utopía socialista; otros la tachan de intento fallido por hallar un término medio entre el capitalismo y el comunismo. Se trata de una nación gobernada por el monolítico Partido Socialdemócrata, que ostenta el poder casi sin oposición desde la Segunda Guerra Mundial. Aunque dista mucho de ser como los países comunistas del este de Europa, la idea de que el gobierno debería cuidar de sus ciudadanos desde que nacen hasta que mueren se mantiene aún con firmeza. La educación es gratuita para todos, al igual que la atención sanitaria. El alcohol sólo se vende en los establecimientos autorizados de la cadena Systembolaget, y únicamente existen dos canales de televisión, ambos propiedad del estado, cuya programación consiste en un surtido de culebrones norteamericanos, dramas de realismo social suecos y dibujos animados del otro lado del telón de acero.

Suecia se mantiene oficialmente neutral; no tiene filiación con la OTAN ni con el Pacto de Varsovia. De hecho, fue uno de los pocos países europeos que se libró de la ocupación y no participó en la Segunda Guerra Mundial, un hecho que ha suscitado no poco debate entre sus vecinos menos afortunados. Pero con independencia de lo que opinen finlandeses y noruegos sobre la costumbre de no tomar partido por ningún bando, esta actitud está firmemente arraigada en la mentalidad sueca. El gobierno socialdemócrata ha establecido buenas relaciones diplomáticas tanto con la Unión Soviética como con los Estados Unidos. Pero aunque su postura oficial siempre haya sido la neutralidad, es un secreto a voces que el ejército, muchos políticos y una gran parte de la población tienen muy claro quién es su enemigo: la Unión Soviética.

Se rumorea que la cooperación con las naciones de la OTAN está más generalizada de lo que cree la opinión pública, y hay quienes afirman que existen proyectos secretos de investigación y espionaje compartidos con representantes de Estados Unidos. Cuando en 1981 el submarino soviético U137 encalla en las afueras de Blekinge, en el sur de Suecia, súbitamente la amenaza se torna muy real. Tras el incidente, la armada sueca redobla sus esfuerzos y la caza de submarinos se convierte en una actividad habitual durante el resto de la década, aunque sin resultados tangibles.

Suecia es también una sociedad en pleno cambio. La influencia occidental, en especial del Reino Unido y los Estados Unidos, se deja notar cada vez más en la cultura popular y en las políticas económicas. Los denominados yuppies celebran el estilo de vida capitalista en Estocolmo, agarrando teléfonos móviles absurdamente grandes con una mano y el volante de sus Porsches con la otra. Los chavales juegan con sus muñecos de G.I. Joe, He-Man y los masters del universo y Transformers. El ordenador personal ya ha llegado a muchos hogares, en su mayoría el modelo Commodore 64.

Los juegos de rol de mesa como Drakar och Demoner y Mutant venden 100.000 copias. Alquilar barcos para irse de vacaciones es ahora un pasatiempo nacional. El cambio de la mentalidad idealista y política de los años 70 a un estilo de vida más individual y hedonista en los 80 se produce de manera gradual pero evidente. En febrero de 1986, los suecos reciben una noticia que lo cambiaría todo: el emblemático primer ministro Olof Palme ha sido asesinado a sangre fría en las calles de Estocolmo. Su homicidio nunca llegaría a resolverse del todo, y hay quienes sostienen que este incidente señala el fin de la era de la inocencia en Suecia.

Durante el transcurso de la década, la población sueca continúa viviendo como siempre lo ha hecho: pasando los breves pero hermosos veranos en sus casas de campo, resistiendo los largos y gélidos inviernos, y dedicando el resto del año a desear que el próximo verano llegue cuanto antes.


Historias del Bucle estará disponible a finales de 2020 en tu tienda favorita así que ¡no pierdas la oportunidad de hacerte con él! Si quieres ampliar esta información te aconsejamos visitar su colección para conocer más detalles.

Suscríbete a nuestro newsletter y no te pierdas ni una sola de las novedades, apúntate a nuestro canal de Telegram y sé el primero en conocer todas las noticias y síguenos en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, YouTube y canal RSS).

Cuídate mucho y no olvides seguir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias. ¡Ánimo!


Noticias relacionadas



 
Up