Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Para servir al Imperio

Para servir al Imperio

La importancia de lo pequeño y efímero

En Secretos del Imperio el trabajo militar y político del Imperio lo hacen principalmente los samuráis de los Grandes Clanes. El primer Hantei asignó a cada uno de estos Grandes Clanes un deber específico, y estos deberes se han mantenido sin cambios a lo largo de los siglos, definiendo la identidad de los clanes. Por el contrario, los Clanes Menores tienen papeles mucho más limitados, y a menudo inciertos. Son vulnerables y efímeros, y se crean o destruyen como respuesta a sucesos breves o cambios temporales. Más de un Clan Menor ha desaparecido a lo largo de la historia del Imperio, destruido u olvidado.

El número de Clanes Menores existentes ha variado mucho a lo largo de la historia de Rokugán. Algunos han sido destruidos de una u otra forma y otros han sido absorbidos por diversos Grandes Clanes, algunos han durado unos pocos años y otros generaciones.

El Clan del Buey

El Clan del Buey fue fundado por un ronin, y aunque la mayoría de ellos provenían del Clan Unicornio, Morito reclutó por todo el Imperio. Existió como grupo coherente durante alos antes de convertirse en un Clan Menor, y esto dio forma a su cultura. Un ejemplo de esto puede verse en sus celebraciones de nacimiento, que no son simplemente alegres sino directamente fastuosas.

El Clan del Gorrión

La reputación del Gorrión es variopinta, tanto buena como mala. Por un lado, su tenacidad, honestidad y tranquila determinación son admiradas incluso entre los Grandes Clanes. Por otro lado, su naturaleza sencilla y carencia de estudios y refinamiento son fuente constante de desprecio, y su tendencia a hablar con franqueza de cualquier tema puede resultar indignante.

El Clan del Jabalí

Aunque el Clan del Jabalí solo existió en Rokugán durante un siglo, su testarudez y aislamiento casi total del resto del Imperio creó una cultura distintiva. Como sucede con muchos otros clanes menores, el clan del Jabalí celebraba cualquier nacimiento dentro de su pequeño clan como bendición signo de aguante y supervivencia, valores cruciales para su código moral.

Son solo algunos ejemplos de la hermosas variedad de los Clanes Menores, cada uno con su personalidad, deseos y defectos. Unas historias que harán más ricas y profundas vuestras narraciones en La Leyenda de los Cinco Anillos.


Up