Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Ocho razones por las que amar Genesys

Ocho razones por las que amar Genesys

Podrían ser cien, pero por el momento vamos a quedarnos con ocho

Genesys es un juego de rol divertido y rápido en el que todas las tiradas de dados cuentan una pequeña historia. Gracias a su aclamado Sistema de Dados Narrativos, Genesys te permite dirigir aventuras ambientadas en cualquier mundo que se te ocurra, desde reinos mágicos de fantasía hasta extraños planetas de una lejana galaxia. 

Tus personajes podrán conjurar fuego sagrado para arrasar hordas de no muertos, pero también podrán subirse a dirigibles a vapor o enfrentarse a señores de la guerra en un mundo postapocalíptico… Con Genesys podrás contar cualquier historia que se te ocurra. 

¿Pero qué más ventajas nos ofrece este peculiar sistema? Y lo más importante: ¿Cumple todas nuestras expectativas? Pues las cumple, las cumple… Las cumple tanto que hemos preparado una pequeña lista con algunas de las cosa que más nos gustan de Genesys para ir poniéndote los dientes largos de cara a su inminente salida. 

Porque es un kit de herramientas real. Y esto no lo decimos a la ligera. Son muchos los juegos que aseguran ser un kit de herramientas y luego, a la hora de la verdad, no están a la altura. En su manual básico, Genesys te da herramientas para crear tus propias armas, armaduras, talentos y arquetipos que realmente funcionan y con los que podrás dar vida a cualquier clase de personaje en la ambientación que se te ocurra. 

Porque cada tirada es un desafío. Y no lo decimos a la ligera, una sola tirada puede decir mil cosas a la vez. Con su único sistema de dados, Genesys ha conseguido comprimir en una sola tirada tanto la posibilidad de éxito como toda una serie de hipotéticos contratiempos y oportunidades. El potencial narrativo de cada tirada consigue que la partida tome un nuevo e inesperado rumbo cada vez que lancemos los dados. 

Porque nos encantan las reglas de encuentros sociales. Genesys dedica un capítulo entero sobre cómo llevar a cabo un encuentro social, dotándolo de más profundidad que el habitual “tira dados y consigue tatos éxitos”. Y por supuesto las mecánicas para este tipo de enfrentamientos son totalmente opcionales como en todo buen kit de herramientas que se precie, para que seas tú el que decida el nivel de complejidad de tus partidas. 

Porque el sistema de maniobras nos parece magistral. Y es que las maniobras nos permiten hacer cosas interesantes sin necesidad de tirar los dados y además emplean un sistema de economía ciertamente interesante: la primera es gratis, pero la segunda te va a costar algo. Si quieres una segunda maniobra vas a tener que estar dispuesto a renunciar a algo, lo que aumenta el componente estratégico de cada turno. 

Porque las reglas de daño y recuperación van como la seda. Funcionan como la seda y además son bastante sencillas de entender y lo suficientemente novedosas como para añadir un soplo de aire fresco a unas mecánicas que, no por necesarias, deben dejar de innovar. Además, permiten que un personaje gravemente herido siga contribuyendo a las escenas, lo que convierte a Genesys en un sistema coral en el que todos los jugadores van a disfrutar constantemente sin importar lo mal que les haya podido ir durante la partida. 

Porque no se olvida de los vehículos. Admitámoslo: paradójicamente, son muchos los juegos en los que la partida se detiene en el mismo instante en que los jugadores se suben a un vehículo. En Genesys es todo lo contrario. Contiene suficientes reglas opcionales como para que disfrutemos del combate a bordo de cazas de combate, pero también de un tiroteo sobre vespinos por las calles de Roma sin que parezca que estamos usando el mismo sistema. 

Porque los talentos consiguen que cada personaje se sienta diferente. Sí, puedes tener una alta puntuación en Armas cuerpo a cuerpo… ¿Pero te vuelve eso una máquina de matar? Y lo que es más importante, ¿todos los personajes y personajes no jugadores con cinco rangos en combate cuerpo a cuerpo se comportan de la misma forma? Gracias al árbol de talentos de Genesys, las posibilidades de personalización son enormes, permitiéndonos destacar en mil y un pequeños detalles. 

Porque permite el crecimiento horizontal de los personajes. Obviamente siempre será más barato comprar rangos en habilidades propias de la carrera elegida, pero diversificar nuestros personajes comprando habilidades fuera de estas también es posible y no es tan caro como en otros juegos. Así, nuestros grupos serán mucho más variados y no tendremos que renunciar a participar de las escenas más sociales o de infiltración solo por haber elegido, por ejemplo, un especialista en armas. 

Como decíamos al principio podríamos seguir y seguir durante horas hablando de las muchas cosas que nos gustan de Genesys, pero ya habrá tiempo de volver sobre este fantástico sistema en un futuro no muy lejano, que ya no queda nada para su lanzamiento. ¡Paciencia!

 


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up