Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

No hay héroe pequeño

No hay héroe pequeño

Como usar el sistema GUMSHOE para jugar al rol con niños

Por Gareth Ryder-Hanrahan, escritor y diseñador de juegos.

He estado preparando juegos improvisados para mis dos hijos desde que tenían cuatro o cinco años (ahora tienen siete), y vengo dándole vueltas a un sistema GUMSHOE para Niños que voy a desarrollar pronto de manera prioritaria. Sin embargo soy consciente de que, mientras tanto, especialmente ahora, hay mucha gente teletrabajando con niños en casa que no pueden ir al colegio, así que voy a intentar compartir aquí el resultado de mi experiencia.

Usa elementos para centrar su atención

Viene muy bien tener algo físico en lo que puedan centrar su atención, especialmente a los niños más pequeños, y recordarles que realmente están jugando un juego con sus reglas y estructura en lugar de "vamos a imaginarnos que...". Cuando jugamos a No Thank You Evil, apenas usé las reglas, pero nuestro mapa hecho de tela nos dio mucho juego. Un mapa dibujado, un juego de guerra con juguetes, cualquier ritual o elemento que sirva para llamar su atención y que les ayude a concentrarse.

Una hoja de personaje no es tan importante como su representación física en el mapa (poder decir, "este de aquí es mi personaje").

Juega partidas cortas

Los niños pequeños tienen muy poca capacidad de mantener su atención. Las partidas no pueden durar más de 30-45 minutos como máximo. Intenta contar historias simples y trata de incorporar las ideas de los niños y sus descubrimientos en su desarrollo tanto como sea posible. Si el niño decide que su personaje se hace amigo de una rana que mencionaste de pasada como mero elemento circunstancial de la historia, como aderezo del juego, pues… ¡Oye! ¡La debilidad secreta del malo son las ranas! ¿Cómo lo has adivinado?

Respeta los turnos

Especialmente si hay varios niños jugando, tendrás que hacer respetar el orden de los turnos muy estrictamente. Una vez que los niños se metan en la historia, empezaran a gritar y a demandar tu atención. Procura que todos tengan la oportunidad de hablar y actuar y, cuando sea posible, asegúrate de que todos tengan el mismo impacto en la historia, especialmente en su conclusión.

O de repente uno de los niños se emociona... Porque a menudo quieren tomar el control de la narración. ("Le doy al malo y su cabeza explota y luego... y luego... y luego..."). Tendrás que buscar un equilibrio entre este entusiasmo maravilloso y evitar que la partida acabe en un estado de caos absoluto.

Ahora estás en su mundo

Los niños no tienen el mismo conjunto de referencias culturales que los jugadores adultos. Es fácil que quieran encontrarse con elementos de algún dibujo animado, juego de ordenador u otra referencia de las distintas formas de entretenimiento que consuman. Para ellos los creepers y los hombrecerdos de Minecraft tienen más sentido que orcos y duendes y toda la cultura pop es un gran universo compartido. He preparado un montón de juegos con Dungeon Crawl en que los personajes son youtubers y personajes de juegos de ordenador. Trabaja a partir de los elementos que te aporten ellos, aunque eso signifique que Batman y Buzz Lightyear acaben luchando contra Sauron.

Ofrece opciones claras

Dales un poco más de orientación a los nuevos jugadores que a los jugadores con más experiencia. Preséntales un menú claro de opciones: puedes ir por el pasillo o probar la puerta. Puedes hablar con el duende, o tratar de asustarlo. GUMSHOE realmente marca la diferencia en este aspecto ya que las habilidades de investigación funcionan como una lista de "preguntas que puedo hacer". Cuando eso esté claro, pídeles que describan cómo llevan a cabo esa acción. Tienes que ofrecerles un espacio imaginativo con una estructura fácil de entender o las cosas se saldrán de madre.

Educando de tapadillo

Los contenidos de tu aventura pueden incluir algunos elementos educativos, pero sin pasarse de la raya. Por ejemplo, con un juego ambientado en el antiguo Egipto puedes hablar de momias y pirámides y jeroglíficos o de la importancia del riego de los campos. Si juegas en el espacio, puedes intentar meter un poco de ciencia. La propia mecánica del juego también puede servir para incorporar algo de matemáticas básicas: si gastabas 4 puntos con esa habilidad general y sacaste un 3, ¿tendrás para vencer una dificultad de 6? Tirar los dados siempre es divertido y, para los niños más pequeños, puede ser útil darles fichas para que puedan llevar la cuenta de las habilidades.

¡Divertíos!

Pero, por supuesto, lo más importante de todo es divertirse. Plantéatelo como una oportunidad de pasar tiempo compartido con los niños al tiempo que te aseguras de tener un grupo de juego para estos próximos meses…


El rastro de Cthulhu está disponible en tu tienda favorita, ¡es el momento de hacerte con una copia! Si quieres ampliar esta información te aconsejamos visitar su colección para conocer más detalles.  

Suscríbete a nuestro newsletter y no te pierdas ni una sola de las novedades, apúntate a nuestro canal de Telegram y sé el primero en conocer todas las noticias y síguenos en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, YouTube y canal RSS).

Cuídate mucho y no olvides seguir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias. ¡Ánimo!


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up