Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta nuestro uso de cookies. Consultar política de cookies Entendido
Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Más vale maña que fuerza

Más vale maña que fuerza

Guía de estrategia para peregrinos de Cry Havoc

Bienvenido a la guía de estrategia para la facción de los peregrinos de Cry Havoc. Los peregrinos son la especie más avanzada del planeta, al menos desde el punto de vista biológico. Son increíblemente poderosos, introvertidos y unos voraces investigadores de todo lo relacionado con la galaxia. Son científicos sin escrúpulos a la hora de saltarse cualquier código ético. Son la facción más defensiva, al estilo de los Euro Games, y ha llegado el momento de conocerles más a fondo.

Muy al inicio, Cry Havoc se llamó Battle for York e iba sobre una falsa guerra civil al modo de la Revolución Francesa. En este contexto existía una facción, la milicia, que se caracterizaba por ser la más nefasta y traicionera. Muy interesados en la política, usaban la astucia y el asesinato para compensar su debilidad táctica en el campo de batalla. La milicia siempre fue una facción extraña, al no tener fortalezas relacionadas directamente con la guerra, y ese espíritu más tranquilo lo han heredado los peregrinos. En muchos sentidos Cry Havoc es un homenaje a algunos de los elementos icónicos de la ciencia ficción, de modo que era imprescindible contar con hombrecillos verdes. Los peregrinos son humanoides, de algún modo, aunque tengan muchos brazos y la mitad de su anatomía sea la de una serpiente. Recuerdan a las medusas griegas, unos seres mitológicos llenos sobre los que se han escrito algunas de las más inquietantes e interesantes leyendas. Las capuchas y el aura casi religiosa que rodea a los peregrinos alimenta su imagen de reservados y místicos. Y es que al ser tan avanzados, su tecnología parece magia a ojos del resto de facciones. Son capaces de abducir unidades enteras y desaparecer a tanta velocidad que sus enemigos dudarán de si realmente ha pasado.

Las fortalezas de los peregrinos

Hablemos ahora de cómo ganar una partida de Cry Havoc con los peregrinos, ¿no? La investigación es su fuerte, su principal método para generar puntos de victoria. Pueden convertir los cristales en puntos, de manera que si se deja a un peregrino producir puede obtener una cantidad indecente de puntos con este sistema en las rondas finales del juego. Los peregrinos son capaces de proveerse de sus propios recursos, con herramientas como la cosechadora o la extractora compensan su debilidad en las habilidades de batalla. Pero, claro, si produces demasiado y demasiado bien corres el peligro de que otra facción venga a quitarte el cristal a la fuerza.

El objetivo final de Cry Havoc es saquear todos los recursos del planeta que nos sea posible, de modo que los peregrinos deben tener esto en mente antes de dar cualquier paso. Pueden, por ejemplo, convertir una región en muy atractiva para que cuando sus rivales se acerquen hacerles caer en una trampa. Cógeles por sorpresa y tendrás media batalla ganada, lo que compensará con creces los recursos que pierdas por el camino. Además, te darás la satisfacción de demostrar que cuatro personas-serpiente en kimono pueden derrotar a los más rudos competidores. Si te va la diplomacia, en Cry Havoc además tienes la oportunidad perfecta para ponerla a funcionar. Usa la acción de siembra de semillas para estrechar lazos con tus vecinos pacíficos, o usa esta herramienta como una argucia para desplazar la batalla a otro lugar. ¿Merece la pena ahorrar un punto para poner en peligro tus regiones más valiosas?

Controla tres regiones adyacentes y construye estructuras industriales en ellas para convertir la zona en la peor pesadilla del resto de facciones, el triángulo de la ciencia y la muerte. Usa las montañas y desiertos para reforzar tu mazo de cartas. Los desiertos más las habilidades innatas de los peregrinos deberían asegurarte el suministro de cartas. Una vez hayas logrado construir un triángulo de la maldad, envía imprudentemente a tus tropas a zona hostil para distraer la atención del enemigo. Las máquinas intentarán usar el francotirador orbital y los aviones no tripulados para debilitarte. Los humanos irán a por ti con toda su fuerza bruta. Déjales gastar sus recursos y sus fuerzas, debilitarse al fin de al cabo, mientras tu triángulo de la muerte pasa desapercibido tanto tiempo como sea posible. Una vez lo descubran lamentarán no haber empleado a sus tropas a fondo en enfrentarse a ese reto mucho mayor.

Las debilidades de los peregrinos

Los peregrinos tienen que gastar, sobre todo, en mover y reclutar tropas de manera eficiente puesto que las estructuras entre las que mejor se mueven tienen que ver con la economía y no con la guerra. No tienen artillería, grandes pilotos o trampas que les proporcionen ventaja táctica. Así que tienes que pensar con cuidado qué estructuras protegerás, sé consciente de tu debilidad en el cuerpo a cuerpo y elige con cuidado qué conservar. Quien mucho abarca poco aprieta, y no vaya a ser que por querer protegerlo todo al final te quedes sin nada. Ten cuidado, además, con los movimientos del rival para convertir regiones en campos de batalla. En este tipo de acciones estás muy expuesto.

Pero los peregrinos saben actuar sobre sus debilidades, para proteger su industria realizan movimientos de ataque imprudentes. Esto puede funcionar a corto plazo, pero ten cuidado no sea que acabes teniendo más prisioneros que efectivos disponibles. También debes cultivar tu habilidad conciliadora para con los que pueden ser aliados y tu capacidad de ser paciente ante los embistes enemigos. Solo así lograrás hacerte con la victoria. Unos últimos consejos:

  • Crea una red de cosechadoras lo antes posible para llenar tus reservas de cristal. Tener unas cuantas montañas cerca para protegerlas convierte esta acción en altamente eficiente.
  • La mejor defensa es un buen ataque. Saca de quicio a tus enemigos antes de que desmoronen tus planes, aunque pierdas algunos peregrinos por el camino.
  • Piensa a largo plazo. Cry Havoc solo lo ganan aquellos con una buena capacidad estratégica, que son capaces de anticiparse a lo que ocurrirá en las próximas rondas.

¡Y diviértete con Cry Havoc! Nunca estuvo tan motivado un combatiente que cuando se lo está pasando bien. Y, entre partida y partida, suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe todas las noticias..


Noticias relacionadas



 
Up