Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Malos augurios

Malos augurios

Llevamos 23 días en la selva

La jungla es tan hostil como siempre lo fue. Ya han pasado 23 días de viaje, y aunque lo estamos haciendo bien, algo raro está sucediendo. Rimmel se intoxicó gravemente y no se encuentra bien, pero eso no es exactamente lo que quiero decir. Todo lo que sé es que ahora mismo no podemos parar, aunque tanto Rimmel como Jack me pidieron que fuera más despacio. Deberíamos llegar al puesto de Bakairi en un día o dos y allí podré ayudarle. Debo esforzarme más porque no puedo deshacerme de la sensación de que estamos siendo observados....

Empezó hace una semana, el día en que murió una de nuestras mulas de carga. Los animales tienden a debilitarse; eso es normal debido a la alta temperatura y al medio ambiente. Tuvimos que parar más temprano ese día para dejarlos descansar. Estaba oscureciendo y todos estábamos preparando el campamento mientras los brasileños descargaban las mulas de carga. Fue entonces cuando todos nosotros lo escuchamos - un aullido extraño y aterrador no demasiado lejos de nuestra posición. Nos quedamos allí, sin movernos, preguntándonos qué era el ruido, preparados para luchar contra cualquier cosa que pudiera atacarnos. Duró más de 5 minutos. Asustados y cansados, no pudimos hacer otra cosa. Incluso cuando terminó, esperamos unos 10 minutos, preguntándonos qué estaba pasando. Cuando finalmente fuimos a comprobar la fuente de ese sonido, encontramos una de las mulas destripada y abandonada a su suerte. No sabía que las mulas podían hacer tanto ruido. Nos preguntábamos, ¿qué clase de bestia podría haber hecho eso? No había rastros ni marcas, ni siquiera una huella. ¿Cómo llegó allí, y cuál era su propósito? No tengo ni idea.

Desde esa noche, he estado en alerta máxima. Creo que los demás no lo ven como yo lo veo, y he decidido no compartir esta inquietud con nadie. No tiene sentido ponerlos nerviosos también. Pero incluso el envenenamiento de Rimmel me hace cuestionar nuestra seguridad. ¿Quién sabe? Tal vez yo también esté cansado. Tal vez necesite descansar, pero por ahora, seguimos adelante. Por ahora, no se puede parar. Por ahora, he decidido no arriesgarme y estar preparado para todo....


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up