Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Magia en los Estados del Vapor

Magia en los Estados del Vapor

Diario de Diseño #5: Acerca de la magia y la hechicería

Este diario de diseño de Steam States está centrado en la hechicería, los místicos y lo sobrenatural en Steam States. Una vez más Ángel y Marc, autores del juego, nos abren una puerta al mundo de Ansalance, ponte cómodo y disfruta del viaje.

Hechicería en Steam States

Este diario de diseño lo vamos a dedicar a hablar de algo que ha marcado el devenir de los tiempos en los viejos Estados del Vapor, la magia.

La práctica de la hechicería se registra entre las culturas ansalianas desde mucho antes de la existencia de los modelos de ciudad-estado actuales. Posiblemente su uso se extendiera en los albores de la civilización humanoide, en una temprana edad que los eruditos conocen como protohistoria. Los registros arqueológicos nos aportan datos de prácticas místicas en asentamientos que ya reservan un espacio físico para el culto religioso. Las primeras tribus sedentarias humanoides, distribuidas en poblados a lo largo y ancho del continente, han dejado evidencias materiales que definen los patrones de religión y hechicería en un único concepto. Estos datos confirman que incluso actualmente, el uso de la magia está intrínsecamente vinculado al culto religioso.

Según los eruditos más cientifistas, la magia se produce y se explica gracias a la unificación electromagnética de los cuerpos vivos y la capacidad del practicante para enfocar dicha energía en uno mismo u otros. Este principio teórico no es aceptado por ningún credo ni tampoco goza de demasiados seguidores entre aquellos que se atreven a mencionar cualquier cosa relacionada con la magia. La hechicería ha estado presente, de un modo u otro, en todas las sociedades humanoides de Ansalance durante milenios. Las convicciones actuales que aporta la ciencia aún no han logrado calar en los férreos anclajes de la tradición cultural.

Aunque existen diversas formas de entender la magia, todos los gremios y practicantes están de acuerdo en que solo hay un modo de ver a través de la realidad terrenal, y es a través de la Corriente Mística. Para comprender este axioma es necesario asimilarlo de un modo metafísico. Para los practicantes, la hechicería es posible solo gracias al poder divino. Según el credo del panteón zhenoghaiano, todos los dioses tuvieron contacto con el Mundo Terrenal durante milenios. Este axioma trata la Corriente Mística como un plano superpuesto que coexiste entre varios planos dimensionales. La tradición cuenta que cada divinidad libera su poder a través de una conexión en la Corriente y que cada una es independiente de la otra. Estas conexiones fluyen a través de la propia Corriente, uniendo todos los planos y haciendo posible la magia en el Mundo Terrenal. Aquellos que practican hechicería aprenden a canalizar la energía que fluye de esta corriente y a proyectarla en forma de conjuros.

Por supuesto los estudios sobre la práctica de la magia han ido más allá. Desde hace milenios cada divinidad ha dispuesto de un culto, y cada uno ha tenido por lo menos un Sello Divino, que a su vez se ha dividido en varias Esferas de conocimiento. Esto ha llevado a que las congregaciones religiosas modernas tengan entre sus acólitos practicantes de hechicería. Hecho que se registraba con mayor frecuencia antes de la llegada del gobierno del Occulum, que censuró su práctica, su estudio y en algunos estados incluso la mera mención. El gobierno permite la libertad de culto, pero vigila muy de cerca aquellos credos extranjeros aparecen en las ciudades bajo el amparo de la república, siempre atentos al menor indicio de la práctica de hechicería.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up