Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
La mirada del abismo

La mirada del abismo

Aprende a jugar a Genios Victorianos

En Genios Victorianos, Sherlock Holmes ha desaparecido, y puede que incluso haya muerto. ¿Es una tragedia? ¡No! Es una oportunidad para ti y tus compañeros, todos genios del mal. Tenéis vía libre para sembrar el caos en la ciudad. Tan solo habrá que vigilar al Servicio Secreto, que intentará capturaros.

Esas almas ruines

Cada jugador tomará el papel de un villano y elegirá entre uno de las seis artilugios. Cada vehículo tiene unos componentes y una habilidad diferente. También dispondréis de un equipo de agentes con habilidades que pueden ser muy útiles.

El principal objetivo del juego es conseguir el mayor número de puntos de victoria posibles, principalmente destruyendo edificios, cumpliendo misiones y ensamblando vuestra Máquina Diabólica. Esto se consigue desplegando tus agentes por la ciudad para que realicen las tareas que desees.

El espacio de cada jugador es llamado su base secreta. Allí es donde pondremos nuestra Máquina Diabólica. Cada jugador tendrá asignada una diferente, que tendrá que intentar construir para ganar la partida. Éstas pueden ser un submarino destructor, un taladro gigante…. Todas son diferentes, y todas te otorgarán unos poderes extra. Cuando un jugador construya la primera máquina, comenzará a la fase final de juego, para calcular esos puntos de victoria.

Cada máquina tiene varias zonas y características diferentes: Potencia de fuego, que determina el daño que hace; las acciones especiales que puede realizar un Ingeniero; lo que consigues al utilizar tus Científicos (que, claro está, has secuestro y forzado a trabajar en tu máquina) y la Biblioteca, donde situarás los Códices Da Vinci que te darán puntos extra al terminar el juego.

La omisión del  bien

Como hemos dicho, tendrás que desplegar tus agentes por las diferentes ciudades para realizar misiones que te permitan construir tu máquina, conseguir científicos y destruir edificios. Todos los jugadores tienen los mismos agentes, un total de cinco, cada uno con una habilidad especial:

  • Los Esbirros completan misiones.
  • Los Artilleros destruyen edificios.
  • Los Saboteadores cancelan la acción de un agente rival.
  • Tu Número 2 consigue el doble del beneficio del espacio donde lo sitúes.
  • El Ingeniero activa las habilidades únicas de tu máquina destructora.

Al comenzar el juego, estos agentes se barajan y se colocan, boca abajo, en tu zona de juego. En cada turno se dará la vuelta a uno, que podrás jugar en tu turno… pero sólo tú sabrás quién sitúas en cada ciudad. La colocación de tus agentes es la mecánica base de Genios Victorianos.

El tablero de juego está compuesto de varias ciudades en las que colocar a tus siervos. Además, cada una tiene edificios señeros, como el Big Ben o la Torre Eiffel, que podréis demoler para conseguir puntos de victoria, a través del Artillero. Cada jugador puede poner un agente en la ciudad que desee: París te harán ganar un científico; Washingtón aumentará tu Potencia de fuego… Una vez haya tres agentes en una ciudad, se resolverán sus acciones y se comprobará qué pasa en dicha localización.

En la parte superior del tablero veréis el marcador del Servicio Secreto. ¡El mundo no se va a quedar de brazos cruzados ante vuestras intrigas! Cada vez que alguno de los jugadores destruye un edificio, este marcador sube en uno. Y para destruir cada edificio, tu nivel de Potencia de Fuego debe ser superior al que tiene el Servicio Secreto en ese momento. Así que también tendrás que destinar tus recursos a aumentar tu potencia de fuego. Por otro lado, si el marcador del Servicio Secreto llega a su máximo valor, se alcanzará la fase final del juego.

Cuando se activa esta fase final, todos los jugadores pueden situar un último agente donde deseen y resolver sus efectos inmediatamente, aunque no hubiera tres agentes. Esto será lo último que se haga, puesto que será el momento para comenzar a calcular los puntos de victoria: el estado de nuestra máquina, los edificios destruidos, los Códices conseguidos y algún que otro factor puntuarán a nuestro favor.

Conquista el mal

Como puedes comprobar, Genios Victorianos ofrece un montón de posibilidades a la hora de plantear tus estrategias. ¿Quién será coronado como la mayor mente criminal de su época?


Noticias relacionadas



 
Up