Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
La mejor vaina para mi espada es la espalda de mi amigo

La mejor vaina para mi espada es la espalda de mi amigo

¿Cómo...?, ¿Warhammer 40.000 y Munchkin?, ¿a la vez?

Munchkin: Warhammer 40.000 ha sido la comidilla de los fans durante mucho tiempo. No es de extrañar: una fusión entre dos franquicias de juegos tan exitosas solo puede ser recibida con expectación. Por suerte, los fans de ambas han coincidido: el juego es tan divertido como repleto de guiños para todos los fans.

Cuando una marca lleva tanto tiempo activa como Warhammer 40.000 y Munchkin, está claro que hay que mimarlas especialmente: se trata de innovar, pero cuando tienes una gran base de fans, no todo vale. Se trata de conseguir interesar a los jugadores respetando todo aquello que los ha hecho grandes.

Y Munchkin Warhammer 40.000 ha conseguido justo esto. John Kovalic es una autor consagrado y respetado en el mundillo lúdico. Sus ilustraciones para los diferentes Munchkin, son ya una referencia, con un estilo reconocible al instante y tremendamente popular. Cualquier fan de Warhammer 40.000 conoce su obra, y viendo el resultado, está claro que su divertidísimo estilo trae una bocanada de aire fresco a este universo de ciencia ficción.

Kovalic se ha declarado en más de una ocasión un fanático de esta saga espacial, y ha puesto todo su empeño en respetar al máximo todo aquello que diferencia a esta saga del resto de juegos. Su estilo es tan simpático como siempre, y con el mismo punto gamberro, pero también refleja con total fidelidad el equipo, armas, símbolos y toda la idiosincrasia que tan bien conocen los fans de Warhammer 40.000.

Lo mismo ha sucedido con Andrew Hackard, editor de la línea Munchkin, que ha trabajado en permanente contacto con la gente de Games Workshop, para asegurarse de que todo encaja con la manera de presentar la franquicia, y que el juego integra todo su trasfondo y información.

Por ello, este Munchkin: Warhammer 40.000 es algo más que un cruce de juegos: se trata de un producto con su identidad propia, con un desarrollo familiar, pero que contiene decenas de detalles que lo hacen único y permite crear situaciones y estrategias que no están presentes en otras encarnaciones de Munchkin.

En sus más de 400 cartas encontramos facciones tan míticas como los Marines Espaciales, los Tiránidos, o los eldar; equipo tan mítico como los Bolter o las granadas de plasma; y personajes tan temidos el mismísimo Mortarion o Celestine, la santa en vida. Y hasta se han permitido romper la cuarta pared: ¡lanzar un “Sin Pintar” a una criatura le restará cinco puntos de poder! 

Y por supuesto, la gracia está en mezclarlo todo. Nunca imaginarías a un grupo de Orkos usando las Armaduras del Imperio, pero las cartas de “Trampa” te permitirán saltarte las reglas que definen el universo de Warhammer 40.000. ¡No sería un juego de Munchkin si no se pudieran hacer algunas locuras!

El resultado no puedes ser sino un éxito que dará pie a las disparatadas situaciones y, como no, a deshacerte de todos lo amigos que son tan relevantes en tu vida. ¡Date prisa y reserva tu copia de Munchkin: Warhammer 40.000 o las fuerzas del Caos se te adelantarán!


Noticias relacionadas



 
Up