Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
La guerra es perjudicial para los negocios

La guerra es perjudicial para los negocios

Como se transformó la serie en Narcos: el juego de tablero

A la hora de crear Narcos: el juego de tablero, los diseñadores Fel Barros y Renato Silva tenían una cosa clara: no sólo se tenía que hacer un uso inteligente de esta licencia, una de las series más aclamadas de los últimos años; también debía reforzar los temas, las situaciones y las sensaciones que encontrábamos en sus episodios. 

No se trataba, por tanto, de coger unas reglas genéricas y vestirlas con imágenes de Pablo Escobar y sus perseguidores.  Las mecánicas de Narcos: el juego de tablero tenían que recordar a la estructura de la serie,  sus diferentes facciones, y  conservar los rasgos de los personajes. En el desarrollo de la partida, había que recrear momentos que los jugadores contemplaron en la ficción (y que se dieron en la vida real).  Y además de todo, por supuesto, tenía que seguir siendo un juego divertido.

Pablo Escobar es, desde luego, el gran protagonista de la serie, pero recuerda cómo en ésta, los acontecimientos nos son contados desde el punto de vista de la DEA, creando una némesis que se traslada al juego. El resto de facciones entran en juego para tratar de derrocarle, creando un juego de extrañas alianzas donde todo el mundo busca lo mismo, cada uno a su manera.  El ansia de poder de Escobar convirtió a otros criminales como Los Pepes  en el mal menor, y en inevitables aliados de las fuerzas del orden.

Este aspecto cooperativo no implica que todas las facciones sean iguales. Al contrario. Cada una tiene sus propias características, que habrán de usarse con sabiduría para conseguir localizar a Pablo:  Los Pepes tienen la fortuna que les da el tráfico de drogas; el Cartel de Cali puede realizar acciones adicionales usando cubos de Coca; la policía puede marcar las posibles localizaciones del Patrón;  y la DEA tiene a los agentes más entrenados.  Por otro lado, lo mismo sucede con los Sicarios, también diferenciados y con distintas habilidades.

Lógicamente, el Patrón también tiene maneras de ejercer su poder. Desde seguir aumentando el mismo con la producción de coca a poner ciudades enteras bajo su control, con una población agradecida que protegerá a aquel que les da trabajo y ayuda, pasando por los sobornos para evitar los controles de la ley. Los agentes pueden ver desviados sus esfuerzos al investigar a fondo estas ciudades o desmantelar la estructura de Pablo. ¿Qué es más importante? ¿Dónde mandamos a nuestros hombres? Son dudas que tenían todas las facciones en la serie, y decisiones que también tendrán que tomar los jugadores.

Por supuesto, siendo un juego de mesa, las cosas no tienen por qué acabar como en la vida real. Las condiciones de victoria del juego son uno de los puntos más divertidos del mismo. Desde luego, los rivales de Escobar tienen muy claro su objetivo: capturarle. Pero claro, esto deberá de realizarse dos veces, imitando lo que vimos en la serie: Pablo fue capturado, pero fue capaz de diseñar su cárcel, que convirtió en una fortaleza, y darse a la fuga cuando trataron de acabar con él. Por lo tanto, y aunque las facciones aliadas consigan descubrir su paradero, solo habrán completado la mitad de su objetivo: habrá que capturarle una segunda vez.

El Patrón puede llegar a triunfar de varias maneras: si consigue completar tres de sus cartas de objetivo, que consolidan su poder sobre sus enemigos.  La otra manera de triunfar de para él es... ¡conseguir ser investido presidente! Escobar no lo logró en la vida real, pero su carrera política no iba mal encaminada… ¡quizá tú puedas conseguir la suficiente Glorificación y conseguir esa inmunidad diplomática!

Huelga decir que los componentes y el arte del juego son de la calidad habitual en los juegos de CMON, repleto de detalles como convertir el panel de los cazadores en un tablero lleno de recortes y pistas, o recrear con sus detalladas miniaturas a los diferentes sicarios y empleados que realizarán las misiones de sus jefes por todo el tablero. Si eres un fan de la serie, vas a disfrutar mucho jugando a Narcos: el juego de tablero, y además, es un título ideal para presentar a nuevos jugadores. Después de todo, Pablo Escobar es ya todo un icono. ¿Demostrarás ser más listo qué él?


Noticias relacionadas



 
Up