Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
La clave es mantener la calma

La clave es mantener la calma

Una introducción al personaje del Piloto en Nemesis

Calma. La clave ante una crisis es siempre mantener la calma. O eso me decían en la academia.

A ver. Os aseguro que cada fibra de mi ser tiene ganas de gritar, y de huir como una desesperada. Pero... ¿dónde diablos voy? ¿Dónde cojones voy a escapar? ¿Cómo esconderse, cuando todas esas cosas están dentro de la nave?

Mi pobre nave. Es una preciosidad, ¿sabes? Y diseñada para aguantar los rigores del espacio. Una maravilla. Por eso me puse tan nerviosa al despertar: aunque dije lo contrario al resto de la tripulación, si se encienden la luces de emergencia es que está pasando alguna mierda gorda. Muy gorda.

Nada en la academia te entrena para cosas como las que hemos visto. Primero, los cadáveres de mis compañeros. Muertos en sus cámaras de éstasis. Después, unas larvas monstruosas. Y por último.... ¿qué cojones era aquello? ¿Y cuántos se han colado en la nave? Dios...

Así que sí: estoy tan asustada como cualquiera. Pero intento que no se me note. No sabéis el efecto que tiene en la gente ver a un piloto acojonado. Se supone que tenemos el control. Yo estoy bajo control. Esperando órdenes.

Veréis, lo bueno de que haya podido despertar es que conozco la nave mejor que nadie. Sus recovecos, sus pasillos y sus habitaciones. Como la palma de mi mano, así que tenemos ventaja táctica. Somos más listos que esos bicharracos, siempre que no perdamos la cabeza.

Solo nos queda trazar un plan, coordinarnos entre todos, y quizá podamos salir vivimos de esta.  El Capitán ya me ha avisado: vamos a tener que aventurarnos en la nave. Algunas zonas están dañadas y necesitamos explorarlas para conseguir las coordenadas. También tendré que hacer algunas reparaciones. Pan comido, siempre que todos hagamos nuestro trabajo.

Y para eso tenemos que mantener la calma. No perder el control.

Pero si todo eso falla, bueno... El capitán ha mencionado algo sobre la autodestrucción, pero la verdad es que yo tengo otros planes. Además, ser piloto tiene algunas ventajas, y yo ya tengo mi código de evacuación.

Ah, ¿no te lo había dicho? 

Perdona. Serán los nervios.

Prepárate porque la experiencia de Nemesis se está acercando, una que no olvidarás jamás.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up