Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
La ambición no lo es todo

La ambición no lo es todo

Un breve vistazo a la ambientación de Nemesis, el próximo juego de Awaken Realms y Rebel

Habíamos llegado a las estrellas. Habíamos alcanzado el cinturón de asteroides y estábamos extrayendo diversos minerales. Las colonias de Marte y Venus prácticamente son autosuficientes. Pero, en un momento que todos nosotros recordaremos para siempre, un errante, un cuerpo celeste que desconocíamos llegó desde los lejanos confines del universo a la mitad de la velocidad de luz e impactando contra la Luna, la sacó de su órbita. Los daños fueron enormes, catastróficos, y nos sumergimos en una crisis como nunca antes habíamos conocido.

Aun así, mucho quisieron sacar provecho de esta tragedia. Los residuos del errante contenían minerales exóticos y desconocidos que hacían que nuestro conocimiento, nuestro saber, sobre el estado sólido de la materia pareciese obsoleto y estúpido. Naves prácticamente desahuciadas, que se habían usado en los primeros pasos de la colonización y exploración espacial, comenzaron a repararse, equiparse y a llenarse con una tripulación decidida a hacerse rica. Tal vez arriesgaban la vida y se exponían a una muerte horrible, pasando años y años en la vastedad del espacio, pero todos ellos se guiaban por la absoluta certeza de que darían con el mayor y más rico fragmento de esos minerales desconocidos.

Muchas de esas naves desaparecieron para siempre y no se guardan más que fragmentos dispersos de sus últimas posiciones y comunicaciones. Otras lograron encontrar algo de esos minerales dispersos, fragmentos pequeños que sirvieron para que todos los hombres y mujeres a bordo se retirasen de una vida peligrosa.

Otros, los menos afortunados, en una nave en las fronteras del espacio conocido dieron con algo que jamás podían imaginar. Algo que mató a la mayoría de ellos y que dejó a los pocos que huyeron con pesadillas y cicatrices ocultas en lo más profundo de su mente. Poco explicaron los supervivientes, tan solo relatos inconexos sobre una forma de vida, algo que ni ellos mismos eran capaces de describir.

Ahora está volviendo a ocurrir, aquí mismo, en nuestra nave. Algo ha hecho que nos despertemos del éxtasis, algo está terriblemente mal.

Prepárate porque la experiencia de Nemesis se está acercando, una que no olvidarás jamás.


Noticias relacionadas



 
Up