Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Honor entre ladrones

Honor entre ladrones

El delito y la cultura del crimen organizado

Trasladar el mundo del crimen organizado a un juego de mesa no es tarea sencilla. Hay que tener en cuenta muchos factores: cómo organizar a tus esbirros, cuánto dinero puedes ganar con tus actividades delictivas y cómo escondérselo al gran Corleone. A este reto se enfrentaba Eric Lang, creador de El Padrino: El imperio Corleone, al diseñar el juego.

Necesitó sumergirse en el funcionamiento más profundo de las familias de la mafia para poder trasladar esa esencia al juego. En el desarrollo de una partida de El Padrino: El imperio Corleone nos encontramos con un marcado sentimiento de honor entre delincuentes, con todo un entramado de relaciones sociales que brotan espontáneamente gracias a una minuciosa elaboración de las reglas del juego.

Un Don debe hacer lo que debe hacer, tomar decisiones imposibles por mantener el prestigio y el poder de su familia. 


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up