Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Golpes en el sótano

Golpes en el sótano

Examinamos la segunda aventura de Portales al Terror

Las tres aventuras de Portales al Terror surgieron como demostraciones de una hora para convenciones, diseñadas para dar la oportunidad de probar el juego de rol La llamada de Cthulhu a aquellos que no tuvieran tiempo su ciente (o confianza) para unirse a una partida más larga en club, durante una convención o jornadas de rol.

Ahora estas aventuras se reúnen por fin. Las tres son cortas, por lo que resultan perfectas para jugarlas en una sola tarde, o como interludio entre campañas más largas. Son ideales tanto para jugadores y Guardianes novatos como para los experimentados. Y, aunque son historias independientes, pueden servir a un grupo nuevo como punto de inicio para una investigación más larga en el amplio mundo de los Mitos de Cthulhu. 

Hoy examinaremos con cierto grado de detalle la segunda de ellas, ¿Qué hay en el sótano?, así que aunque vamos a intentar no revelar ningún detalle importante de la trama quizá quieras saltartarte el resto de estas líneas si estás pensando jugarla. 

En ¿Qué hay en el sótano?, los investigadores reciben la tarea de encontrar pruebas que demuestren la inocencia de un pudiente abogado neoyorkino acusado del asesinado de su mujer, aunque de momento no se ha encontrado su cuerpo. Como puede esperarse de una aventura de La llamada de Cthulhu, las cosas diferen bastante de lo que se ve a simple vista y los investigadores deben desvelar secretos pasados y enfrentarse a una fuerza malévola atrapada si quieren salvar a su cliente (y amigo) de la silla eléctrica.

Y esto es todo lo que podemos adelantar sobre la trama sin caer en spoilers… ¿Pero qué hay de los investigadores pregenerados para esta aventura? Lo cierto es que se proporcionan cuatro investigadores pregenerados para «¿Qué hay en el sótano?». Todos tienen un motivo para involucrarse en el caso Blackwood, ya sea personal o profesional, como por ejemplo el autor, de 33 años, pariente de Arthur Blackwood. 

Como pariente, el autor (especialista en libros de ciencias ocultas y misterios sin explicar) ha recibido la llamada de su agitado primo, con el que tiene una gran diferencia de edad, para ayudarlo a limpiar su reputación. Se trata de un personaje curioso por naturaleza, intrigado por el misterio del asesinato de Rose Blackwood que, además de exonerar a Arthur, se pregunta si podría sacar un libro de todo esto.

Conozcamos ahora al detective privado, de 41 años y contratado por Joseph Klein, el socio de Arthur Blackwood, además de su abogado. El detective privado tiene permiso del juez para recoger pruebas para la defensa y además de meticuloso y profesional es realista: si encuentra pruebas su cientes como para demostrar la inocencia de Arthur, genial. Si no, solo quiere que se reconozca que ha hecho un trabajo concienzudo y de calidad. 

Vamos con el psicólogo, de 55 años. Al igual que el detective privado, al psicólogo lo ha contratado el socio y abogado de Arthur Blackwood, Joseph Klein, para ayudarle a construir el caso y determinar el estado mental de Arthur en el momento en el que presuntamente asesinó a su mujer. De carácter inquisitivo y abierto de mente, necesita determinar si Arthur Blackwood padece o no alucinaciones. El psicólogo no se deshace de la sensación de que el apellido Blackwood es importante en su vida por algo ajeno a su curiosidad profesional. 

Finalmente, el arquitecto, de 34 años, es un amigo de la familia Blackwood. El arquitecto ofrece de buen grado sus servicios a Arthur y su equipo legal para intentar demostrar su inocencia. Es amistoso y ansioso por ayudar, aunque resulta obvio que le desconcierta la situación actual, aunque no hay que rascar demasiado para averiguar que le horroriza la situación de su amigo y está dispuesto a ayudar en todo lo que pueda.

Una buena premisa y un puñado de personajes con sólidas motivaciones... ¡No hace falta más para disfrutar de una buena partida de La Llamada! 

 


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up