Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

En el frío del espacio

En el frío del espacio

Tercera parte de la historia de Zombicide

Las tres primeras temporadas de Zombicide emplazan al juego en una ciudad moderna y contemporánea. Green Horde y Zombicide: Black Plague tienen lugar en un país fantástico medieval repleto de orcos, elfos y dragones. Para Zombicide: Invader, el equipo de desarrollo tenía otra oportunidad de cambiar la situación del juego, optando esta vez por llevar a los jugadores al lejano planeta de PK-L7. Mientras nos preparamos para el lanzamiento de Zombicide 2ª Edición, concluimos nuestra mirada a los Zombicide del pasado profundizando en la iteración de ciencia ficción del juego.

La historia de Zombicide: Invader sitúa a los jugadores en la colonia minera de un planeta muy lejano a la tierra en el que intentan extraer xenio del subsuelo para utilizarlo como una potente fuente de energía. El planeta es el hogar de una especie alienígena que, al principio, no interactuaba con los humanos en absoluto. Eran pasivos, tímidos y se mantenían aislados. Hasta que algo cambia y aquellas criaturas retraídas se convierten en bestias asesinas. La muerte campa a sus anchas por los oscuros confines del espacio mientras los jugadores se apresuran a volver a la superficie del planeta con la esperanza de escapar.

Con respecto a la mecánica, Zombicide: Invader trajo consigo varios cambios. En primer lugar, los Supervivientes se dividían en dos categorías: Civiles y Soldados. La armadura de los Civiles tenía un valor de dos, mientras que la de los Soldados tenía un valor de tres; sin embargo, los Civiles podían buscar en cualquier Zona del tablero, a menos que los Xenos, el nombre que recibían los zombis en esta versión, estuvieran presentes, claro está. Los Soldados, por su parte, solo podían buscar en ciertas Zonas, lo que hacía de todos ellos un término medio entre versatilidad y durabilidad. Puesto que los Supervivientes iban equipados con armas de alta potencia, las reglas de los ataques a distancia cambiaron. En Zombicide: Invader, los Supervivientes aprendieron a concentrar su fuego en lugar de atacar a una Zona con la esperanza de que sus cortes, balas o láseres llegaran donde ellos querían. La capacidad de atacar de lleno les permitía aumentar las posibilidades de impactar y acabar primero con los blancos de mayor prioridad. Con la incorporación de las Torretas centinelas y de los Robots por control remoto, la probabilidad de que los Supervivientes pudieran hacer frente a las oleadas de enemigos que llamaban a sus puertas era mayor.

Sin embargo, con más potencia de fuego a su disposición, las apuestas se elevaron en términos de lo que podía causar que los Supervivientes perdieran. Si se eliminaba a un Superviviente, los jugadores perdían inmediatamente —o regresamos todos, o no regresa ninguno—. Zombicide: Invader también introdujo el Moho, una sustancia creciente que infectaba la base. La Abominación supurante podía propagarlo, y si varias Zonas quedaban conectadas por el Moho, los Supervivientes perdían. Los diseñadores también se adentraron en la experiencia general del juego con el fin de cambiar algunos aspectos fundamentales para acelerar la velocidad de las partidas. Por ejemplo, al inicio de la partida, todas las puertas estaban abiertas, pero podían cerrarse a medida que esta avanzaba, lo que supuso una preparación más rápida antes de comenzar a jugar. Además, cuando se abrían nuevos edificios, no había paso de aparición. Esto significaba que los alienígenas invadían desde el exterior en lugar de merodear en el interior, pero este factor también aceleró las partidas, ya que los jugadores no tenían que detener el juego para añadir más miniaturas al tablero en mitad del turno de alguien. Tampoco se añadía una miniatura cuando un grupo de Xenos se dividía, lo cual permitía a los jugadores decidir en qué grupo dejaban la miniatura extra.

Zombicide: Invader llevó la franquicia Zombicide a un futuro lejano. Pero el futuro real conlleva una renovación del juego original. Los diseñadores han tenido siete años y diversas iteraciones de las reglas de Zombicide con varias innovaciones añadidas durante el proceso. Esta segunda edición es una oportunidad de incorporar al juego básico muchos de los elementos favoritos de los fans, así como de introducir un nuevo punto de entrada para los jugadores que puedan haber estado mirando desde fuera.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up