Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

El rastro confidencial

El rastro confidencial

La lógica conexión entre El rastro de Cthulhu y Cthulhu Confidencial

Poco después de que la versión en inglés de  Cthulhu Confidencial saliera a la venta, algunos jugadores preguntaron a su creador, Robin D. Laws, cómo podrían combinar GUMSHOE a dos con el formato multijugador estándar de El rastro de Cthulhu. Su primera respuesta fue breve: «No diseñé esos dos juegos con la idea de que se combinaran».

Sin embargo, el resto de esta noticia lo vamos a dedicar a explicaros su segunda respuesta, que es más extensa y que puede resumirse a lo siguiente: «De todas formas, a ver qué os parecen estas cosillas, pero tened en cuenta que no han sido probadas, así que estad preparados para parchearlas siempre que sea necesario».

Mientras diseñaba GUMSHOE a dos, el objetivo de Robin no era un mero traspasar al jugador del modo de juego en grupo al modo de juego en solitario, sino hacer que el juego en solitario fuera lo más divertido y funcional posible en sí mismo. Hacer que ambos juegos fueran compatibles habría supuesto añadir un plus de complejidad que recaería sobre los Moderadores y los jugadores del sistema GUMSHOE a dos sin que ello les supusiera ningún beneficio inmediato. Además, una buena parte de los aficionados potencialmente interesados en el sistema GUMSHOE a dos resulta ser gente que inicia en los juegos de rol a amigos o seres queridos que nunca antes han jugado a uno, de manera que aumentar su complejidad habría sido un grave error.

Ajustar el juego para que pudiera jugarse en solitario implicaba replantearse los elementos básicos que se dan por sentados cuando se juega con varios jugadores, como los puntos de vida que se van perdiendo progresivamente y que pueden llevar a la muerte de un personaje en cualquier momento de la aventura. A fin de amoldar este concepto al juego en solitario, a Robin se le ocurrió la mecánica de las cartas de Problema, que no solo es diferente a las Reservas de Salud del sistema GUMSHOE estándar, sino que también juega en una liga totalmente distinta.

Por tanto, esto nos deja con dos juegos que comparten ambientación, pero cuyas mecánicas concretas les impiden combinarse. Ante esta situación, Robin opina que la manera más fácil de unir ambos juegos es añadir uno a otro sin ningún miramiento.

En este sentido, si has estado dirigiendo varias partidas de El rastro de Cthulhu para un jugador, puedes apañártelas para adaptar el personaje de ese jugador al sistema GUMSHOE a dos. Por el contrario, cuando reúnas a un nuevo grupo de jugadores para empezar una campaña de El rastro de Cthulhu, puedes adaptar un personaje de jugador del sistema GUMSHOE a dos a un Investigador de El rastro de Cthulhu. Como puede verse, en ambos casos el concepto clave es «adaptar», no «convertir».

Esto es así porque las conversiones matemáticas de un sistema a otro casi siempre acaban en desequilibrios extraños y, a menudo, el resultado es un personaje menos jugable que el que se obtendría creándolo desde cero. Por tanto, dile al jugador que reflexione sobre lo que sabe de su personaje a partir del tiempo que lleva jugando con él y, especialmente, sobre lo que ha estado haciendo en el transcurso de las aventuras en las que ha participado hasta ese momento. En definitiva, olvídate de los números y céntrate en el meollo del personaje.

Después, en el caso de El rastro de Cthulhu, sigue los pasos habituales para crear un personaje reproduciendo en su sistema la idea del personaje de jugador del sistema a dos. En cuanto a la adaptación de un personaje a Cthulhu Confidencial, siéntate con el jugador y seguid las recomendaciones que se describen en la sección Personajes para otros géneros de misterio: escoged catorce Habilidades de Investigación, más o menos, y asignad 18 dados aproximadamente a Habilidades Generales, pero no más de 2 dados por Habilidad.

Como las listas de Habilidades no son iguales en ambos juegos, la idea no es que todo cuadre perfectamente. En lugar de eso, tomáoslo como si fuese el proceso que se sigue para transformar un personaje de cómic o de una serie de novelas en el protagonista de una película: lo que importa es que ambas versiones sean reconocibles a grandes rasgos.

Un personaje del sistema GUMSHOE a dos necesitará Fuentes a las que recurrir cuando se tope con una pista que no pueda esclarecer con las Habilidades de que dispone. Si estás adaptando uno de los personajes de una campaña multijugador en curso de El rastro de Cthulhu, la solución es fácil: simplemente, usa los personajes de los otros jugadores como personajes del Moderador de juego. Sin embargo, si estás adaptando a Cthulhu Confidencial una campaña en solitario de El rastro de Cthulhu, ponte de acuerdo con tu jugador para inventaros consultores externos a los que el personaje pueda recurrir siempre que los necesite. En cualquier caso, al diseñar aventuras, recuerda limitar la cantidad de veces en las que el investigador necesitará pedir ayuda a sus Fuentes.

Lo que sí que representa el mayor de los desafíos es tener un personaje que se mueva entre El rastro de Cthulhu y Cthulhu Confidencial. Por ejemplo, si al personaje se le resquebraja un Pilar de Cordura en El rastro de Cthulhu, quizá te parezca buena idea reflejarlo en Cthulhu Confidencial mediante una carta de Problema de Continuidad que impondrá un efecto aplicable a la historia, a las mecánicas o a ambos en función de la situación. Otras consecuencias de duración continua debidas a eventos anteriores ocurridos en El rastro de Cthulhu también pueden convertirse en cartas de Problema del sistema GUMSHOE a dos. Por el contrario, podrías recompensar el haber resuelto de forma excepcional algún problema durante una partida de El rastro de Cthulhu con una carta de Ventaja que podría usarse de forma beneficiosa en la siguiente partida de Cthulhu Confidencial.

En sentido inverso, tendrías la opción de que las cartas de Problema o de Ventaja de Continuidad recibidas en Cthulhu Confidencial entrasen en juego en El rastro de Cthulhu. Los efectos de carta basados en la narrativa, como el incluido en la carta «Charlie Chaplin te debe una», son los más fáciles de manejar: por ejemplo, Ethel Peaslee, la genial física autodidacta que es el personaje con el que juega tu jugador de Cthulhu Confidencial, se gana la confianza de la estrella de cine cuando los dos jugáis vuestra propia versión de la aventura «El sueño insondable». Más adelante, en una partida de El rastro de Cthulhu, el jugador usa esa carta para que todo el grupo sea invitado a una fiesta exclusiva en la que los Investigadores podrán acercarse a un testigo que les habría resultado inaccesible de otra manera.

En cuanto a las cartas de Ventaja de Continuidad que provocan un efecto en las mecánicas de GUMSHOE a dos, estas podrían otorgar una bonificación de +1 a algunos o todos los Controles de Habilidades Generales. Las cartas de Problema de Continuidad, por el contrario, podrían imponer una penalización de -1.

Tal y como ocurre al diseñar Problemas y Ventajas, todo esto es circunstancial. Por tanto, el esfuerzo creativo que requiere no es mucho mayor que el que suele necesitarse para crear una aventura del sistema GUMSHOE a dos.

Transitar de un juego al otro puede servir para crear aventuras secundarias puntuales que se englobarían en una campaña épica de El rastro de Cthulhu. Por ejemplo, un investigador podría regresar de las Tierras del Sueño, la Meseta de Leng o los tortuosos bulevares de Los Ángeles para compartir con el resto del grupo los resultados de una misión en solitario que habría emprendido entre la aventura de El rastro de Cthulhu que se estuviera jugando en ese momento y la anterior. Otro ejemplo sería que, después de que el grupo decidiera no meter las narices en un perturbador misterio en El rastro de Cthulhu, uno de los jugadores lo investigara por su cuenta en Cthulhu Confidencial.

Piénsatelo dos veces antes de moderar interludios con el sistema GUMSHOE a dos solamente para algunos miembros de tu grupo. Si uno o dos jugadores están disfrutando más de la campaña debido a que también pueden jugar a Cthulhu Confidencial contigo, los demás miembros del grupo de juego de El rastro de Cthulhu pueden llegar a sentirse menospreciados. Sin embargo, una forma de evitar tal posibilidad sería idear alicientes que obliguen a que los jugadores con más partidas en solitario sobre sus espaldas cedan el protagonismo al resto de jugadores en las partidas multijugador. Por ejemplo, esa gema que Ethel encontró en Dylath-Leen podría ser la clave para descubrir el paradero de la hermana de Joe Morgan que lleva tanto tiempo desaparecida. Además, ten mucho más cuidado de no prestar un nivel de atención variable a los jugadores en función de si tu relación con los que juegan contigo a Cthulhu Confidencial es más estrecha que la que tienes con los jugadores con quienes solamente juegas a El rastro de Cthulhu.

En cualquier caso, todo esto son especulaciones porque el propio Robin D. Laws no ha tenido la ocasión de entrelazar los dos juegos y, es más, admite que no ve probable que tal cosa ocurra en sus partidas con el sistema GUMSHOE. Eso sí, si algunos de vosotros lo intentáis, ¡contadnos cómo os ha ido!


Cthulhu Confidencial estará disponible en tu tienda favorita a lo largo del tercer trimestre (más información aquí). No pierdas la oportunidad de hacerte con él y haz tu reserva lo antes posible. Si quieres ampliar esta información te aconsejamos visitar su colección para conocer más detalles.  

Suscríbete a nuestro newsletter y no te pierdas ni una sola de las novedades, apúntate a nuestro canal de Telegram y sé el primero en conocer todas las noticias y síguenos en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, YouTube y canal RSS).

Cuídate mucho y no olvides seguir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias. ¡Ánimo!


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up