Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
El entorno más hostil

El entorno más hostil

La ambientacion en Zombicide: Invader

Los viajes espaciales son algo relativamente nuevo para los humanos. En los años 60 empezaron con pequeñas excursiones dentro de su galaxia, y al mejorar sus habilidades de expansión y exploración, se encontraron por primera vez con nuevos climas, atmósferas y especies que jamás podrían haber imaginado. Este nuevo contacto les hizo ver el sinfín de posibilidades que les ofrecía el universo.

En Zombicide: Invader, entre 1 y 6 jugadores lucharán una batalla cooperativa contra una feroz fuerza extraterrestre. La acción ocurrirá tanto en los pasillos y las habitaciones de su pequeña base como en la superficie del planeta.

Tras su llegada a PK-L7, los miembros del primer equipo de reconocimiento montaron un puesto de control temporal y empezaron a tomar lecturas de la zona. No tardaron mucho en encontrar xenio bajo la superficie del planeta. Los análisis confirmaron sus sospechas, la oscura y aceitosa sustancia reunía todas las características para convertirse en un poderoso combustible. Tras enviar la noticia, científicos, civiles y militares de todas partes del mundo se dirigieron a la pequeña roca suspendida en el espacio.

Al igual que la mayoría de los planetas con los que se habían topado con anterioridad, PK-L7 no era el más idóneo para albergar vida... o al menos vida humana. Su primer proyecto fue construir una base que sirviese de hogar para los civiles y Soldados involucrados en la operación.

La base es rudimentaria, pero multifuncional. Hace las veces de laboratorio de ciencias, cuartel, hospital, invernadero, cantina, alojamiento y mucho más. Es el hogar temporal de los humanos mientras intentan completar su misión en el desconocido planeta.

La base es una mezcla de pasillos y de grandes y diáfanas habitaciones. En ella se encuentran diversas localizaciones y familiarizarse con ellas sería de gran ayuda para los Supervivientes. Los civiles podrán buscar equipo en cualquier lugar, pero los Soldados sólo podrán hacerlo en las Salas de seguridad. Son fáciles de distinguir por las luces rojas de emergencia que las iluminan. Pero llegar a ellas es otro tema. Algunas misiones o situaciones obligarán a los Supervivientes a abandonar los confines de la base y a adentrarse en la superficie de PK-L7. Pero no podrán hacerlo sin antes equiparse con Botellas de oxígeno que encontrarán en las Salas de reservas de oxígeno. Una vez listos para salir, los Supervivientes necesitarán encontrar una esclusa de aire. Estos accesos separan la base de la árida superficie del planeta.

PK-L7 es una roca dura y fría. Si no fuera por el hallazgo del xenio, sería impensable que un humano quisiera pasear por su superficie. Una vez sobre la espaciosa superficie del planeta, los Supervivientes se toparán con otro problema, la atmósfera deficiente en oxígeno impedirá el funcionamiento de muchas de sus armas, como las armas de fuego y los Lanzallamas, que serán inútiles. Para poder enfrentarse a los xenos fuera de la base, los Supervivientes tendrán que equiparse con nuevas y sofisticadas armas, como el Prototipo de ametralladora ligera o el Prototipo de fusil de francotirador. Sin embargo, estas armas necesitan una Célula de energía para funcionar.

En la mayoría de las películas de terror, la ambientación es un elemento clave. Algunas veces, incluso se convierte en un personaje en sí mismo. Los Supervivientes de PK-L7 viajaron millones de kilómetros desde su hogar a este extraño planeta y ahora están siendo atacados. Y en una base que ofrece pocos elementos defensivos, huir impulsados por el miedo sólo conducirá a la muerte en una atmósfera deficiente en oxígeno. La situación tiene todos los elementos de una película de terror de ciencia ficción, pero esto no es ficción.

En Zombicide: Invader los xenos son muy reales y las paredes de la base parecen cerrarse sobre los Supervivientes.


Noticias relacionadas



 
Up