Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta nuestro uso de cookies. Consultar política de cookies Entendido
Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
El cambiante rostro de la guerra

El cambiante rostro de la guerra

Profundizamos en los modo de juego de Canción de Hielo y Fuego: El juego de miniaturas

La guerra es una experiencia que cambia, y nos cambia, constantemente. No hay dos batallas de idéntico resultado. Aunque destruir a tus enemigos es la clave para la mayoría de las victorias, es raro que los ejércitos salgan al campo de batalla con esa única intención y Canción de Hielo y Fuego: El juego de miniaturas no iba a ser la excepción. Antes de escoger siquiera el campo de batalla, los jugadores eligen uno de los cinco modos de juego disponibles. Cada uno de estos modos tiene sus propias reglas para dar la victoria a uno u otro jugador.

El primer modo de juego es el llamado Juego de Tronos, con puntos objetivo colocados a través del campo de batalla. Cada uno de estos objetivos no sólo otorga puntos de victoria al final de cada ronda, sino que también otorga un efecto poderoso al jugador que lo controla. En este modo de juego, los objetivos son lo único que importa. Destruir unidades enemigas te será de utilidad, pero tan solo para asegurar objetivos. De hecho, obtienes puntos de victoria extra por destruir unidades que estén reclamando esos objetivos.

Choque de Reyes es el nombre del segundo modo de juego, título además del segundo juego de la saga literaria Canción de Hielo y Fuego escrita por George R. R. Martin. Una batalla basada en el asedio en la que un jugador asume el papel de defensor mientras su oponente lidera un asalto a gran escala. En este modo de juego, el defensor decide los términos iniciales del combate y establece el terreno en el que se librará la batalla así como los puntos defensivos de los que se parte. Su único objetivo es sobrevivir hasta el final de la partida. El atacante, por su parte, dispone de refuerzos para destruir las estructuras clave custodiadas por el defensor, así como de una zona de despliegue mucho más amplia para coordinar su ataque.

A continuación tenemos Tormenta de Espadas, posiblemente el modo de juego más sangriento de Canción de Hielo y Fuego: El juego de miniaturas. Os proponéis destruir unidades enemigas clave, pero solo una porción de cada ejército está disponible al comienzo del conflicto. Al otro lado del campo de batalla os esperan puntos objetivo dispuestos a ser reclamados. Tomando y manteniendo esos puntos objetivo, los jugadores pueden consolidar las rutas de llegada de sus unidades en reserva, permitiéndoles entrar en combate en momentos inesperados y desde lugares que nadie espera. El rival puede confiarse, creer por un momento que sus arqueros o unidades de apoyo están a salvo, pero la caballería que llega desde su retaguardia y los aniquila a buen seguro les enseñará una gran lección: a no estar nunca más tan seguros de nada.

En Festín de Cuervos, el impacto psicológico de la guerra pasa a primer plano. Este modo de juego tiene lugar en un campo de batalla lleno de cadáveres. Los ejércitos deben luchar por la victoria mientras sufren el impacto visual propio del lugar en el que se encuentran. Peor aún, mientras la batalla se desencadena los muertos siguen acumulándose, lo que solo contribuye al caos. En este modo de juego, aunque la muerte es casi una certeza la batalla la deciden aquellos que mantienen en pie a sus tropas y convierten los horrores del frente en un arma para derrotar a sus enemigos. La victoria será la recompensa para aquel que logre doblegar a su enemigo, no matarlo directamente, haciéndole caer sobre los restos de lo que un día fue su ejército.

El último modo de juego de Canción de Hielo y Fuego: El juego de miniaturas es Vientos de Invierno, que presenta a cada jugador llevando a la lucha sus propios objetivos secretos. Estos objetivos pueden ir desde planes de asesinato en los que debes matar a un enemigo específico hasta llegar a puntos concretos a través del campo de batalla pasando por la realización de ciertas formaciones de ataque. Pueden aparecer, y aparecerán, toda clase de objetivos. Pero no debes bajar la guardia y descuidar a tu enemigo porque él, además de cumplir sus objetivos secretos, no dejará de cercarte.

Canción de Hielo y Fuego: El juego de miniaturas te permite recrear los pasajes más destacados de la serie de libros de George R. R. Martin, con su variedad de modos de juego y escenarios disponibles. Modificaciones en las reglas, distintas ambientaciones y más personalizaciones para que puedas disfrutar de estar en el centro de las batallas más épicas.


Noticias relacionadas



 
Up