Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

El amor cósmico es absolutamente despiadado

El amor cósmico es absolutamente despiadado

La llamada de Chicago: John C. Lilly, una vida, muchos Mitos. Inspiración para La Caída de DELTA GREEN

“El amor cósmico es absolutamente despiadado y totalmente indiferente.”

— John C. Lilly

Por Kenneth Hite. Kenneth es autor de los juegos de rol La caída de DELTA GREEN, El rastro de Cthulhu y Agentes de la noche y vive en Chicago. 

No hay suficientes páginas en ningún reglamento, ni hay información suficiente sobre los experimentos de John C. Lilly con los delfines en el correspondiente capítulo de La caída de DELTA GREEN, como para tener una imagen mínimamente ilustrativa de la cantidad y magnitud de las rarezas que nos dejaron los años 60, así que nos tendremos que apañar con referencias sobre la historia de esa década y semillas para escenarios. Probablemente tampoco haya suficientes páginas si queremos hacer justicia, aunque sea tan solo a las muchas y múltiples rarezas de John Cunningham Lilly (1915-2001) en particular. Pero haciendo honor a su espíritu pionero, nos haremos con una buena cantidad de ketamina y veremos qué podemos hacer.

Lilly fue una especie de perfecto arquetipo de protagonista lovecraftiano del Medio Oeste norteamericano: nació en Saint Paul (Minesota) y sus padres eran ricos. Estudió química y filosofía desde muy joven. Su paso por la Universidad de Caltech (1933-1938) casi coincide exactamente con el período de existencia del programa de cohetes GALCIT (Laboratorio Aeronáutico Guggenheim del Instituto de Tecnología de California) de John Whiteside Parsons, ingeniero, alquimista, seguidor de Aleister Crowley y estudiante de química, como Lilly. Es casi seguro que Lilly y Parsons se conocieron, ya que Caltech no era tan grande en los años treinta, pero lo que sucedió durante ese lapso de tiempo coincidente con El rastro de Cthulhu no ha llegado a quedar registrado en sus distintas biografías. Lilly ingresó a la escuela de medicina de Dartmouth en 1938, luego cambió a Penn donde continuó su desarrollo lovecraftiano realizando varios experimentos médicos sobre sí mismo y escribiendo un texto prohibido: un libro (estamos hablando de 1942) llamado Cómo construir una bomba atómica. Posteriormente realizó sus estudios de postgrado bajo la tutela del pionero biofísico (y supuesto miembro del comité Majestic-12) Detlev Bronk en el NIMH (Instituto Nacional de Salud Mental) llevando a cabo investigaciones para las Fuerzas Aéreas. Entre otras cosas desarrolló los primeros electroencefalogramas y, en 1954, el primer tanque de privación sensorial. Según sus memorias, la CIA le pidió que trabajara en cosas como sistemas de vigilancia y explosivos que implicaban animales, así como en lo que probablemente luego se daría a conocer como el proyecto de control mental MK-ULTRA. Según Lilly, él se negó, insistiendo con firmeza moral en que el fruto de su trabajo debía ser accesible para todos. Finalmente renunció a su afiliación al NIMH en 1958.

Los delfines llaman desde lo profundo

Tras haber proclamado enérgicamente su independencia de cualquier sometimiento al control del gobierno, Lilly fundó el Instituto de Investigación de la Comunicación Inc. (CRII) en la isla de Santo Tomás, en las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Por supuesto, el CRII fue financiado por la NASA, el ejército de EE.UU. y posiblemente alguna otra oscura figura u organismo. Lilly ya había mostrado su interés en los cerebros de los delfines ya que, al igual que los de los humanos, los cerebros de los cetáceos son muy grandes en proporción a sus cuerpos y tienen una densidad aún mayor de neuronas. Lilly construyó tanques y piscinas para delfines, y comenzó a experimentar con estos animales dando lugar a destacables situaciones, como cuando su delfín Peter se enamoró de la investigadora Margaret Lowe Howitt mientras esta intentaba enseñar al delfín a hablar inglés. Sin embargo, no todo era andar jugando con los delfines en aquellas islas. Lilly también les insertó electrodos en sus cerebros y los diseccionó, además de realizar experimentos con drogas (en los animales y consigo mismo) e intentar descifrar la comunicación entre delfines metiéndose con ellos para flotar en tanques de privación sensorial.

El fabuloso relato de James Wade de 1969, Los Profundos, nos presenta una versión de ficción de Lilly bajo la apariencia del gurú hippie de Miskatonic Alonzo Waite y su homólogo, el investigador de delfines Dr. Frederick Wilhelm. Lo más impresionante es que presenta a los delfines como otro intermediario más entre el hombre y Cthulhu, un pariente o etapa evolutiva de los profundos. Wade se refiere al antiguo mito griego de que los delfines eran piratas convertidos en bestias por Dioniso, creando así esta maravillosa conexión con las verdades de los Mitos profundos de Dagón y al mestizaje humano-oceánico inspirado en Innsmouth. Cualquier Controlador de La caída de DELTA GREEN tiene a su disposición toda una mini-campaña a la que puede dar forma con la ficción de Wade y la locura del mundo real de la CRII.

Pero no termina aquí la cosa. Wade ni siquiera incluye en su relato la participación de Lilly en el SETI (iniciativa de búsqueda de inteligencia extraterrestre). De nuevo, probablemente a través de sus conexiones con la NASA, Lilly y la CRII acabaron colaborando con el astrofísico Frank Drake, que consideraba a los delfines como un modelo para la posibilidad de vida extraterrestre en la Tierra. Lilly presentó sus teorías sobre los delfines en la conferencia de astrofísica de Green Bank en 1961, donde Drake acuñó su famosa ecuación para la probabilidad de vida extraterrestre. Tuvo tanto éxito que Drake, Lilly, un Carl Sagan de su etapa pre-cuello-vuelto y el biólogo J.B.S. Haldane crearon la "Orden del Delfín" y usaron pines de solapa de delfines para llevar cuando llevaran americanas o trajes, lo que no era muy frecuente en Santo Tomás.

Lucy en Sarnath con Diamantes

Pero Lilly estaba ya perdiendo el interés por los delfines dado que no estos eran muy receptivos a las inyecciones de LSD. No obstante cabe decir que más adelante decidió que los delfines podían proyectar telepáticamente imágenes mediante sonar hasta su cabeza mientras él flotaba en su tanque de privación sensorial allí cerca, aunque curiosamente no llegó a asociar estas teorías con su uso del LSD. A pesar de que Lilly rechazó oficialmente el apoyo del gobierno, terminó entrando en la lista de investigadores con permiso para experimentar con LSD y comenzó a trazar su propio camino hacia la "provincia de la mente" con sus investigaciones llevadas a cabo, entre otros lugares, en el Centro de Investigación Psiquiátrica de Maryland (MPRC) de Catonsville en 1968-1969. El MPRC está ubicado en el Spring Grove Mental Hospital, fundado en 1797 y reconocido como importante centro de investigación sobre la esquizofrenia, donde además se alberga una gran colección de cerebros humanos. Por supuesto, esto nos da pie a darle desarrollo en forma de toda una variedad de ideas lovecraftianas, desde los experimentos mentales de Al otro lado de la barrera del sueño hasta la búsqueda de los límites biológicos de la muerte de Herbert West, reanimador, a la gran colección de cerebros humanos en El que susurra en la oscuridad.

Pero tal vez sea más divertido dejar todo eso bajo vigilancia y dirigirse a las Tierras del Sueño. La "provincia de la mente", frecuentada por exploradores muy especiales tras provocarse un estado de sueño ritual, es algo que nos resulta muy familiar a los lovecraftianos. Como dijo Lilly: "En la provincia de la mente lo que uno cree que es verdad, o es verdad o se vuelve verdad dentro de ciertos límites. Estos límites se pueden determinar de forma experimental y vivencial. Cuando se encuentran, estos límites se convierten en otras creencias que deben ser trascendidas. En la provincia de la mente, no hay límites".

Lilly nos da cuenta de sus experimentos psicodélicos principalmente en el contexto de sus intentos de "reprogramar la biocomputadora humana" más que como una forma de descubrir la cara de los dioses de la Tierra... asumiendo que se trate de dos cosas diferentes. Porque, ¿qué es lo que busca Randolph Carter, tanto en Kadath como en la Llave de Plata, sino el código fuente de los humanos, la imagen de los creadores y la geometría del tiempo? Las propias experiencias de Lilly con el gnosticismo durante su retiro en el desierto chileno le convencieron de que había un mecanismo de control ritual específico conocido por el hombre antiguo para abrir esa "provincia". Bueno, tal vez deberíamos seguir adelante antes de quedar atrapados en esta particular casa de la bruja.

Hechos tocantes a Arthur Jermyn y su dosis de ketamina

Cualquiera que haya visto Un viaje alucinante al fondo de la mente, de Ken Russell, sabe lo siguiente que vamos a ver en esta particular historia. En busca de una cura para sus migrañas, Lilly le pidió a su amigo el Dr. Craig Enright que le inyectara ketamina para a continuación introducirse en su tanque de aislamiento. Finalmente, con una dosis muy alta, de hecho Lilly consiguió terminar con sus migrañas pero perdió el control. Él y Enright siguieron inyectándose mutuamente y registraron los resultados, incluso después de que en una ocasión en 1973 Enright accidentalmente "se reprogramara" para "volver al estado prehomínico del hombre" y comenzara a saltar por la habitación aullando y tratando de golpear a Lilly. Su conclusión suena de nuevo muy lovecraftiana ya que parece influida por el relato neoplatonista/drogata Hipno de HPL: "La realidad interna de cada cual podría diferir radicalmente de la realidad externa de la que forma parte, incluso en lo que respecta a las características fundamentales del entorno físico". Mundos paralelos, prehomínidos y ketamina, nada menos.

El ECCO de los tiempos

En un desarrollo seguramente no relacionado con las dosis masivas de ketamina que se estaba administrando, en 1974 Lilly se puso en contacto con ECCO (iniciales en inglés de la Oficina de Control de Coincidencia de la Tierra). Esta red estaba dedicada al estudio de realidades superiores que se superponen a la nuestra, controlando nuestra existencia por medio de las coincidencias. A partir de ese momento toda la vida de Lilly se convirtió en un patrón de investigación dirigido por la ECCO. Según Lilly, esta investigación no era más que el trasvase de una verdad superior hasta nuestra verdad mediante una "red universal de la mente". Durante un terremoto en 1971 Lilly había descubierto la "Alternaty", una puerta o ventana por la que acceder simultáneamente a todos los futuros posibles si bien ECCO ya habría escogido la puerta que quiere que atravesemos sin que nadie le rechistara. Una vez se manifestara la existencia de ECCO, su objetivo debía ser estar preparado para lo catastrófico y lo imposible, manteniéndose en una suerte de "programa de entrenamiento" de por vida y "poner lo mejor de su mejor inteligencia" a su servicio. Esto me recuerda muchísimo a El Movimiento, el nombre en Delta Green de los agentes yithianos mencionados en En la noche de los tiempos, que intentan dirigir la historia de manera que se produzcan las condiciones ideales para el regreso de la Gran Raza.

Y así como los yithianos temen y odian los mi-go y la Señal amarilla, la ECCO tiene como antagonista a la SSI, que estrelló un jet en LAX en 1974 para llamar la atención de Lilly. SSI son la Inteligencia de Estado Sólido que busca el dominio de la electrónica y erradicar la inteligencia biológica basada en el agua, comenzando con los delfines. ¿Quizás ecos de una guerra mi-go con los profundos? Los SSI, como Wilbur Whateley, planean llegar a un momento en el que puedan "limpiar el mundo" y crear un vacío a baja temperatura, obteniendo así las que ellos consideran condiciones de vida ideales. Lilly ya nos advirtió en 1981 de la continuada y creciente guerra de ECCO frente a los SSI pero seguramente sus, esto… ecos se remontan dos décadas atrás a las fuerzas oscuras que le dieron a Lilly acceso al LSD y, a través de Bronk y su asociado Britton Chance, al mundo de la entonces naciente informática. ECCO y SSI, delfines y prehomínidos, Cthulhu y Carl Sagan: todo fluye junto en el ciclón de mitos que es la mente y la vida de John C. Lilly.

La caída de DELTA GREEN estará disponible a finales de 2020 en tu tienda favorita así que ¡no pierdas la oportunidad de hacerte con él y haz tu reserva lo antes posible! Si quieres ampliar esta información te aconsejamos visitar su colección para conocer más detalles.

Suscríbete a nuestro newsletter y no te pierdas ni una sola de las novedades, apúntate a nuestro canal de Telegram y sé el primero en conocer todas las noticias o síguenos en redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, canal RSS).


Noticias relacionadas



 
Up