Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Defiende los Siete Reinos

Defiende los Siete Reinos

Presentamos a los Hermanos Juramentados de la Guardia de la Noche

Canción de hielo y fuego: el juego de miniaturas es un juego competitivo para dos o más jugadores. Cada jugador controla una de las Grandes Casas de Poniente, se pone al mando de las unidades en el campo de batalla, recluta héroes legendarios y manipula la situación política, en un intento de conseguir el mayor premio de todos, el Trono de Hierro.

Los no deseados, los cuartos o quintos hijos. Aquellos que no tienen, ni tendrán, un papel relevante en su casa natal. Los despojos de una sociedad en la que parecen no tener ningún propósito ni destino excepto el Muro. Lejos, en el Norte, el Muro protege Poniente de las amenazas, salvajes e indómitas, que acechan en los bosques del otro lado. Todos saben que el invierno se acerca y que cuando lo haga la Guardia de la Noche será su primera y única defensa junto con el propio Muro.

Hermanos juramentados

Puede que las fuerzas de la Guardia de la Noche se nutran de reclutas, criminales y gentuza de lo más variada; sin embargo, una vez visten el negro y pronuncian sus votos, los hermanos juramentados se crecen hasta convertirse en hombres leales que se dedican a defender el Muro de toda incursión. En el fragor de la batalla, se puede confiar en que el más común de los hermanos juramentados mantendrá el tipo ante enemigos terroríficos y repartirá devastadores golpes con su poderoso montante. A pesar de que carecen de la especialización de otras unidades de la Guardia de la Noche, todo ejército necesita una espina dorsal. Los comandantes hábiles deberían evitar que los flanquearan o los rodearan; y, en vez de ello, permitir que la línea de hermanos juramentados sirva como refugio para otras unidades con capacidades más diversas.

Exploradores cazadores

Si bien no están fuertemente armados ni portan una gruesa armadura, los exploradores cazadores pueden moverse con rapidez por el campo de batalla para atacar a sus enemigos incluso antes de que se percaten de su vulnerabilidad. Más importante aún es que los exploradores cazadores están versados en señalar objetivos vulnerables para que sus hermanos se centren en ellos. Tanto si el enemigo está enfrascado en una maniobra como aturdido tras haber sido atacado con dureza o simplemente falto de ánimo, los cazadores pueden detectar en qué momento una unidad se muestra más débil y proporcionar esa información al comandante del ejército. Dado que carecen de la movilidad de la caballería ligera, los exploradores cazadores no son escaramuzadores; no obstante, sí que disponen de la agilidad suficiente para huir con rapidez tras atacar a distancia con sus arcos cortos. Con el tiempo suficiente, los cazadores pueden diezmar incluso a las unidades más curtidas.

Dotación de escorpión de los constructores

Los constructores fabrican todas las formidables defensas de la Guardia de la Noche, incluidas las armas de asedio, y también se encargan de su mantenimiento. Aunque el escorpión no es más que el hermano pequeño de las enormes balistas montadas en lo alto del Muro, es perfectamente capaz de disparar un proyectil de tamaño considerable a una gran distancia y con efectos letales. Es fácil de cargar y de apuntar y puede segar filas enteras de tropas enemigas con facilidad. Sin embargo, desplazar este pesado artefacto por terreno escabroso no es tarea sencilla. Además, una dotación de escorpión expuesta a la caballería o a los ataques a distancia no durará mucho en el campo de batalla.

Preparaos, hermanos, pues se acerca el invierno y no habrá tregua. Que cada uno escoja su lugar en Canción de Hielo y fuego: el juego de miniaturas.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up