Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta nuestro uso de cookies. Consultar política de cookies Entendido
Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Avanzar palmo a palmo, con sangre

Avanzar palmo a palmo, con sangre

Presentamos Cry Havoc, un intenso juego de estrategia asimétrico

En la profundidad de un cuadrante del espacio que se creía vacío, tres únicas y poderosas especies han descubierto un planeta virgen e inexplorado. La abundancia de recursos del planeta supera los límites de la imaginación, pero la especie nativa, conocida como los Trogs, protege con ferocidad esos recursos.

Cry Havoc es un juego asimétrico de control de área mediante el uso de cartas, en el que de dos a cuatro jugadores se ponen al frente de una Facción en conflicto: Máquinas, Peregrinos y Humanos. Los Trogs son los nativos que defenderán con fiereza los cristales que aseguran su supervivencia, y las tres especies invasoras tratarán de recolectar la mayor cantidad posible de recursos y arrebatarles el control de las regiones del planeta para alzarse con la victoria.

Una partida de Cry Havoc puede ser totalmente diferente dependiendo del número de jugadores. En una partida con dos o tres participantes nadie controla a los Trogs, que actúan como fuerza disuasoria ante el ataque de los invasores, pero cuando hay cuatro jugadores, esta especie se convierte en una facción más sobre el tablero. No tienen una gran tecnología, pero suplen esa carencia con una fuerza bruta apabullante y el conocimiento del terreno que les proporciona pelear en casa. Gracias a eso pueden tender emboscadas a los invasores en el momento y lugar adecuado, por lo que el resto de facciones harán bien en tomarles muy en serio.

La facción humana es ingeniosa y se adapta con facilidad. Sus cartas de habilidad les permiten expandir su control sin necesidad de mover unidades a las regiones y se propagan a mucha velocidad. La mayor ventaja en la batalla la obtienen de las infraestructuras que poseen, como las torres de vigilancia y baterías artilleras, que impiden a los oponentes entrar en algunas regiones.

La facción de las máquinas, por su parte, se caracteriza por su avance lento, metódico e implacable. Su enfoque principal es el de la construcción, así que se centrarán en construir infraestructuras tanto defensivas como ofensivas que, además, pueden mover de una región a otra.

La cuarta facción son los peregrinos, la especie más científica de todas y más volcada en la investigación. Son, por tanto, los poseedores de una tecnología más avanzada. Utilizan ese avance tecnológico no solo en el combate sino también para obtener ventaja en otros ámbitos como la recolección. Son los únicos que pueden extraer cristales de una región que no controlan. Su gran inteligencia les permite retirarse para reunir fuerzas y teleportarse al centro de la contienda cuando se han recuperado.

Cry Havoc se juega en cinco rondas, con seis fases cada una. En esas fases los jugadores pueden mover, realizar acciones y resolver batallas. Las acciones incluyen construir estructuras específicas de cada facción, reclutar más unidades o realizar estrategias. Además de todo esto, no puedes perder de vista la ubicación de los cristales repartidos por el mapa, ya que se convierten en puntos de victoria, que también obtienes PV según cuántas regiones controlas. Si al final de la partida tu facción es la que logra mayor puntuación, habrás ganado y tu especie se alzará sobre las demás como la dominadora de los recursos del planeta.

Lucha, extiende tu control y domina el planeta, sin importar lo que se interponga en tu glorioso camino hacia la victoria.


Up