Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Ataque y defensa

Ataque y defensa

El combate en Ashes: el auge de los Nacidos del Fénix

Ashes: el auge de los Nacidos del Fénix te lleva hasta el mundo de Argaia, donde los poderosos Nacidos del Fénix han salvado a la humanidad y ahora se enfrentan entre ellos para alcanzar la divinidad definitiva.

En esta ocasión vamos a ver con más detalle cómo se desarrollan estos enfrentamientos y las dos formas diferentes de atacar. Ashes: el auge de los Nacidos del Fénix ofrece a los jugadores algunas opciones únicas para entrar en batalla, cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas y ofrecen al oponente diferentes formas de contrarrestar los ataques.

Atacar a un Nacido del Fénix

El objetivo en Ashes es eliminar al Nacido del Fénix del oponente. Así que atacar al Nacido del Fénix es una de las opciones para entrar en batalla, y se lleva a cabo con estos pasos:

  • Declarar Atacantes: escoge al menos 1 unidad no Consumida para atacar con ella. Cuando se declaran los atacantes no estás obligado a atacar con todas tus unidades, ya que durante una ronda podrás hacerlo varias veces. Para conseguir la victoria es importante entender con quién debes atacar, cuando hacerlo con varias unidades o solo con una de ellas. Así que no creas que debes cargar con todas tus unidades solo porque puedes hacerlo.
  • Escoger al Objetivo: ahora escoges como objetivo al Nacido del Fénix. En una partida con dos jugadores es una elección fácil, pero en una partida con más jugadores habrá más opciones.

  • Declarar a los Bloqueadores: aquí es dónde el oponente decide cómo se desarrollará la batalla. En este momento debe escoger si usa sus unidades no Consumidas para defenderse contra los atacantes. Cada unidad atacante no puede ser bloqueada por más de una unidad, así que presta atención a la forma en la que el oponente empareja sus defensores con tus atacantes.

  • Calcular el Daño: cada uno de los Atacantes inflige su daño y recibe una ficha de Consunción. Si una unidad ha sido bloqueada, el defensor puede decidir Contraatacar con el bloqueador, inflige su daño al atacante y también recibe una ficha de Consunción. Este daño siempre es simultáneo. Si el Atacante no ha sido bloqueado, inflige su daño al Nacido del Fénix, el cual no inflige ningún daño ni tiene opción a Contraatacar.

Es importante resaltar que el jugador atacante escoge el orden de resolución de las batallas. Puede decidir que sus unidades no bloqueadas dañen al Nacido del Fénix en primer lugar o enfrentarse primero a los bloqueadores. El control del orden puede ser importante para la activación de capacidades y puede afectar al resto de combates en espera.

Atacar a una Unidad

La otra opción para entrar en combate es atacar a una Unidad específica. Se lleva a cabo de forma similar al ataque contra un Nacido del Fénix, pero con algunas diferencias.

  • Declarar Atacantes: se realiza igual que en el caso de atacar a un Nacido del Fénix.
  • Escoger al Objetivo: en este paso hay un cambio, el objetivo debe ser una unidad concreta. Es una manera de tratar con una unidad problemática controlada por el oponente.

  • Declarar una Defensa: este paso es la única forma que tiene el defensor de interferir en el ataque, sin contar con un hechizo por supuesto. Tiene dos opciones, puede usar a su Nacido del Fénix como defensa, ya que tienen la capacidad de defender sus unidades incluso si están Consumidos. Las unidades no Consumidas con la capacidad Defensa de unidad también pueden defender al objetivo. El defensor pasa a ser el nuevo objetivo, ya sea el Nacido del Fénix o una unidad con la capacidad Defensa de unidad.

  • Calcular el Daño: una vez determinado el objetivo, las unidades Atacantes suman su daño y se inflige al Defensor. Si el Defensor era una unidad, ahora puede escoger Contraatacar. La diferencia consiste en que la unidad puede dividir su daño entre las unidades Atacantes como prefiera.

Y así funciona el ataque en Ashes: el auge de los Nacidos del Fénix. La mecánica del sistema de ataque fue una de las partes más complicadas del desarrollo del juego, y al principio solo se podía atacar al Nacido del Fénix. Después se cambió y solo se podía atacar a las unidades, finalmente se decidió mantener los dos tipos de ataque para ofrecer versatilidad sin añadir una complejidad excesiva al juego.

Esperamos que este artículo despierte vuestro interés y os deje con ganas de más. En el próximo hablaremos sobre las ubicaciones de las cartas en el juego y su importancia para conseguir la victoria en los enfrentamientos.


Noticias relacionadas



 
Up