Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Así eran las Brujas de la Noche

Así eran las Brujas de la Noche

Descubre hasta donde llegaron por la Madre Rusia

Brujas de la Noche es el juego de rol narrativo de mujeres en guerra. Es una creación del galardonado diseñador Jason Morningstar, que pensó que la historia de estos pilotos era un formidable trasfondo para contar  de estas pilotos. Pero es muy posible que nunca hayas escuchado hablar de las protagonistas del juego.

“Las brujas de la noche” es el nombre que recibió el 588º Regimiento de Guardias de Bombardeo nocturno. Se formó en 1942 y estuvo activo hasta el final de la 2ª Guerra Mundial. Y, cómo ya sabrás, estuvo formado íntegramente por mujeres. Se trata del único escuadrón femenino que operó en cualquiera de los frentes. Pero por encima de todo, dejaron huella por su valor y efectividad en combate.

Lo cruento del conflicto había llevado al gobierno soviético a promover la presencia femenina en sus filas. Fueron movilizadas hasta un millón de mujeres. Eran francotiradoras, zapadoras y tanquistas... pero las pilotos habían sido excluidas del llamamiento. La coronel Marina Raskova pensaba que era algo no ya injusto, si no poco eficiente: conocía de primera mano a grandes pilotos,  un bien que escaseaba en el bando soviético. Y su país las necesitaba para combatir la amenaza nazi. El mismo Stalin autorizó el plan para comenzar a usar aviadoras en diferentes misiones.

Raskova decidió comunicar sus intenciones a sus compañeras y dejar que se presentaran voluntarias aquellas que lo consideraran. Y su respuesta fue contundente: se crearon no una, si no tres unidades aéreas compuestas intégramente por mujeres. El regimiento 588º fue el más popular y eficiente de todos. Las voluntarias rondaban los 20 años y estaban liderados por la comandante Yevdokía Bershanskaya. Algunas buscaban servir a la patria: otras abrazaron la oportunidad para realizar su sueño de volar. Y lo consiguieron pronto. En 6 meses recibieron su instrucción (normalmente duraba 18) y se las consideró listas para el combate.

A pesar de su valor y entusiasmo, no lo tuvieron nada fácil. Las dificultades comenzaron desde el primer día. El ejército no disponía de uniformes de piloto para mujeres y tuvieron que usar ropa de hombres. Sí, calzoncillos incluidos. Cortar su melena fue algo traumático para más de una, como lo fue alejarse de sus familias. Y para colmo, tenían que aguantar el machismo de sus propios compañeros soldados, que no dejaban de bromear o incluso acosar a las aviadoras.

Tampoco disponían el mejor equipo: pilotaban frágiles biplanos U-2, cuyo motor emite un ruidito característico. Los llamaban las “máquinas de coser”. Su débil motor hacía que volaran lentamente y baja altura, pero esto se convirtió en una ventaja: hacía mucho más complicado para los potentes cazas alemanes el perseguirles con eficacia. Y además eran muy silenciosos: podían planear dejando caer su carga letal con especial puntería.

En contra, su pequeño tamaño hacía que apenas pudieran llevar un par de bombas, lo que provocaba que, cada noche, tuvieran que volver y cargar nuevos proyectiles. Prácticamente efectuaron 24.000 salidas, una cifra enorme que demostraba su compromiso con la lucha. El hostigamiento al que sometieron el enemigo fue continuo, forzando al máximo tanto la maquinaria como sus propios cuerpos y mentes. Algunas pagaron el precio: un total de 30 aviadoras cayeron en combate.

El enemigo, desde luego, aprendió a tratarlas con respeto cuando comprobaron su tremenda eficacia. Ningún lugar estaba a salvo. Muchos tenían como meta capturar a una de ellas: el ejército nazi no disponía de mujeres y tenían curiosidad por ver que aspecto tenía una de esas brujas. Casi todas perecían en el choque: en su avión no había sitio para paracaídas. Otras prefirieron el suicidio antes que ser capturadas y torturadas por el enemigo. Hitler tuvo que autorizar la creación de un regimiento de combate nocturno para contrarrestar las incursiones de las brujas.

El éxito de estas misiones hizo que aumentara el número de voluntarias. El 588 llegó a contar con 40 tripulaciones, cada una con dos aviadoras. Hasta 200 reclutas sirvieron en sus filas, contando mecánicas y personal de apoyo. Su volumen y dedicación consiguió que, lejos de una curiosidad, se convirtieran en la unidad más condecorada de la historia de la Fuerza Aérea Soviética. Eran así de buenas.

Brujas de la Noche es el juego que te permitirá ponerte en la piel de algunas de las mujeres más valientes de la historia en el mayor conflicto bélico jamás librado. Te invitamos a que te unas a ellas y te embarques en peligrosas misiones para derrotar a un enemigo implacable.


Noticias relacionadas



 
Up