Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Desafía la realidad
ES · FR
 
Cesta de la compra
Tu cesta está vacía.
Haz que tu cesta sea útil: llénala de juegos, libros y mucho más.
Algo más que sobrevivir

Algo más que sobrevivir

Algunos de los supervivientes en Zombicide: Invader

Los residentes de PK-L7 no llegaron todos a la vez al árido y pequeño planeta. Lo hicieron poco a poco a lo largo de varios meses y en diversas naves de transporte. Algunos de ellos eran científicos y mineros cuya principal motivación era la de explorar el planeta y extraer el poderoso combustible llamado xenio lo más eficiente posible. Otros eran soldados voluntarios o elegidos a dedo para proteger las minas de xenio, las instalaciones y la gran inversión.

Al principio los Civiles y los Soldados no se mezclaban demasiado. Existía ese recelo natural entre dos grupos que se desconocen y que rara vez tienen contacto el uno con el otro. Los Civiles consideraban a los militares unos cabezas huecas; bombas de relojería a punto de explotar ante la más mínima provocación. Los Soldados notaban como ellos los miraban y juzgaban, pero sabían que, si todo se iba al garete, los Civiles no saldrían de esta sin ellos. Y eso fue precisamente lo que el destino estaba a punto de comprobar. Si querían tener alguna posibilidad de escapar del planeta con vida, estos dos grupos tendrían que encontrar la manera de colaborar los unos con los otros.

En Zombicide: Invader, de 1 a 6 jugadores tomarán el rol de Supervivientes en PK-L7 y de forma cooperativa lucharán a lo largo de una serie de misiones para completar sus objetivos. Cada Superviviente está clasificado como Soldado o como Civil y tiene sus propias fortalezas y habilidades iniciales.

Los Civiles no están entrenados ni equipados para la guerra. Con sólo 2 puntos de Armadura son los más vulnerables a los ataques de los xenos. Sin embargo, tienen un profundo conocimiento de la base y pueden buscar en cualquiera de las Zonas de las habitaciones. Esto les permite hacerse con Equipo y Armas mucho más rápido que el resto. Los Soldados tienen la Armadura más avanzada del mercado. Sus trajes protectores les ofrecen 3 puntos de Armadura, algo que hace más asequible luchar contra los xenos. Sin embargo, estos militares son menos efectivos a la hora de realizar búsquedas y sólo podrán hacer esta acción en las Salas de seguridad. Dada la situación, ambos tipos de Supervivientes tendrán que trabajar en equipo para unir sus útiles habilidades y completar sus objetivos. En Zombicide: Invader, todos los Supervivientes son importantes, y cada uno tiene una historia que contar.

Baraka proviene de una familia adinerada. No se enlistó en el ejército por necesidad, más bien sintió una llamada a hacerlo. Estaba insatisfecha con la vida de lujos que le había sido impuesta y anhelaba los retos, obstáculos y el peligro que sólo una vida en el ejército le podía ofrecer. Quizás se deba a que ella eligió este camino, o a que simplemente es jodidamente buena en su trabajo, pero la verdad es que cuando los xenos atacaron, Baraka se dio cuenta de que aquella era su razón de ser. Y es que cuando entra en combate lo hace como alguien que se dirige a cumplir con su destino. Como Soldado sabe que a veces la vida depende de la suerte, por eso su habilidad inicial Afortunado, le permitirá volver a lanzar el resultado de los dados de cualquier acción. Baraka también es muy hábil con las armas y al adquirir suficiente experiencia desbloqueará la habilidad Francotirador, que le permitirá elegir libremente a los objetivos de sus acciones de combate a distancia y sus fallos no correrán el riesgo de impactar sobre compañeros Supervivientes.

No todo el mundo abraza su destino con el mismo entusiasmo. Cole creció sabiendo que era más listo que la media... bastante más listo. Pero su ética de trabajo nunca acompañó a su gran inteligencia. Conformado con llegar a fin de mes, Cole sólo le pedía a la vida poder divertirse un poco, ganarse su sueldo honestamente y que le dejasen en paz. El ataque de los xenos cambió rápidamente su despreocupación. Gracias a su rapidez mental, Cole ha salvado a un número considerable de compañeros, y ahora busca una manera de salir de este lío. Poco a poco se está convirtiendo en el héroe que ha intentado esconder a lo largo de toda su vida. Cole es un Civil polifacético y empieza la partida con una acción de buscar gratuita. Conforme gane experiencia, obtendrá acciones extras y tiradas de dados para acciones de combate y de combate a distancia.

Jared no ha tenido el mismo conflicto interior. Creció siendo un chico duro, pero amable. De hecho, protegía a los más débiles del recreo. Su inusual tamaño y fortaleza le dieron un talento natural para el deporte, pero siempre le gustó ayudar a los demás. En su trayectoria profesional trabajó como bombero, vigilante de seguridad y finalmente como Soldado. Jared es tranquilo, reflexivo y carismático, incluso cuando vuela nidos de xenos por los aires. Con el avance de esta guerra los otros Supervivientes dependerán de la tranquilidad de Jared. Es fácil perder los nervios y romper filas estando en primera línea. Pero si al mirar a tu izquierda ves a un hombre cosiendo xenos a balazos y con una sonrisa de oreja a oreja, es posible que empieces a creer que saldrás de esta con vida. A Jared le gusta mancharse las manos durante el combate. Comienza la partida con la habilidad Empujón, que le permite empujar a xenos una Zona en línea recta. Al adquirir suficiente experiencia desbloqueará la habilidad Acometida, que le permitirá desplazarse hasta dos Zonas gratis para entrar en una Zona ocupada por al menos un xeno.

Por suerte, los Supervivientes de PK-L7 cuentan con asistencia robótica: el Robot Pacificador y la Torreta centinela Falchion. Con las habilidades correspondientes, los Supervivientes podrán gastar acciones para controlar estas máquinas de forma remota. También podrán hacerlo con fichas de control remoto. El Robot Pacificador puede moverse, realizar una acción de combate cuerpo a cuerpo o bien de combate a distancia, o simplemente hacer ruido para atraer a los xenos y alejarlos de los Supervivientes. La Torreta centinela Falchion puede realizar una acción de combate a distancia o bien distraer al enemigo haciendo ruido. Un Superviviente que se encuentre en su misma Zona podrá controlarla como si tuviese una ficha de control remoto. Los xenos eliminados en combate con estas máquinas otorgarán puntos de experiencia al Superviviente que las controle. Sin embargo, los robots son muy frágiles y si sufren algún Daño, serán destruidos.

Los números no están muy a favor de esta variada panda de Supervivientes. Y por si no fuera suficiente con tener un Moho corroyendo sus defensas y a unas despiadadas bestias abriéndose paso violentamente hacia ellos, los Supervivientes tendrán que superar sus diferencias y desconfianza. En Zombicide: Invader, para poder escapar de este planeta de una sola pieza, los Supervivientes tendrán que luchar en equipo para salvar sus vidas.


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up