Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar el contenido de la web, proporcionar funcionalidades a las redes sociales y analizar el tráfico de nuestra web. Puedes aceptar el uso de esta tecnología o rechazarla (en cuyo caso tu navegador será enviado a otra página web).

Si sigues navegando por nuestra página web, o pulsas el botón 'Aceptar', estarás asumiendo el uso de las cookies que te detallamos a continuación:

Tipo de Cookie Dominio Descripción
Cookies de sesión edgeent.com Cookies técnicas utilizadas para mantener la sesión e información.
Redes Sociales facebook.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales twitter.com Cookies de Red Social para que puedas compartir contenido de nuestro sitio web.
Redes Sociales instagram.com Cookies de Red Social para que puedas visualizar contenido de nuestro sitio web.
Google Analytics google.com Cookies de análisis estadísticos de visitas de nuestro sitio web.

Política de cookies Aceptar Rechazar

Abominaciones y primigenios

Abominaciones y primigenios

Nos ponemos los dientes largos comentando dos nuevas aventuras de Las Abominaciones de Petersen

Las Abominaciones de Petersen son cinco relatos épicos de horror moderno para el juego de rol La llamada de Cthulhu reunidos desde más allá de los eones e imaginados por el mismísimo Sandy Petersen, el creador del juego.

Hoy continuamos repasando las aventuras contenidas en este volumen, como siempre sin entrar en detalles concretos para no aguarle la fiesta a nadie y centrándonos más en el proceso creativo seguido por Sandy Petersen en cada una de ellas. En cualquier caso, si estás pensando en jugarlas tal vez prefieras saltarte las siguientes líneas. 

Empezamos con Panacea, la tercera de las aventuras contenidas en Las Abominaciones de Petersen, la corporación ZyMedBio es una compañía de investigación farmacéutica relativamente nueva, con solo tres años de historia. En los últimos cinco meses ha empezado a realizar pruebas de fármacos en seres humanos para diferentes situaciones clínicas. Actualmente está llevando a cabo un estudio de fase 2 en el que los sujetos humanos reciben varias dosis de un nuevo fármaco llamado «Zylactis» 

Varios relatos de los Mitos de Cthulhu mencionan la existencia de «sátiros», ¿pero qué diablos es un sátiro en términos lovecraftianos? ¡Lo más probable es que no se trate de un duende capriforme apoyado en un árbol y tocando una flauta! Muchos juegos y fuentes tratan a los sátiros como si tuvieran alguna conexión con Shub-Niggurath, lo que tiene sentido si, de alguna manera, se les considera entidades de la fertilidad. Sandy Petersen concibió Panacea como un intento de definir mejor el término y hacerlo aterrador y lovecraftiano. 

En varios relatos, Lovecraft deja claro que el genotipo humano está sujeto a la degeneración o mutación bajo la influencia del Exterior. A veces esto tiene un propósito, como en el caso de los gules (que proceden de los humanos y cuya descendencia, al menos, puede a veces realizar el camino contrario), los profundos (que pueden mezclarse con la humanidad), o Yog-Sothoth (cuyos descendientes híbridos son el resultado directo de tales interacciones). 

Pero hay otras maneras por las que la humanidad puede revertir a la animalidad y la vileza, como los monstruosos restos de humanos cuadrúpedos degenerados en Las ratas de las paredes, la horrible familia Martense de El miedo que acecha y la mancha genética de los Hechos tocantes al difunto Arthur Jermyn y su familia. Ramsey Campbell añadió este concepto a sus propias historias, particularmente en La lente lunar, en la que una persona es engullida por una entidad del Exterior (posiblemente Shub-Niggurath) y luego escupida como un monstruo aterrador, además de The Horror Under Warrendown, en el que los horrores animales aumentan en número alimentando a otros con la «fruta» de su dios, que causa la mutación. 

Básicamente, lo que Petersen plantea en Panacea es que estas abominaciones genéticas deterioradas pueden tener mil orígenes y mil formas diferentes, pero en toda su variedad, son los sátiros de las leyendas de los Mitos: humanos cuyas mentes y cuerpos han sido deformados hasta ser casi irreconocibles por el Exterior. En Panacea nos presenta a estas renqueantes, risueñas, tajantes o entusiastas criaturas, aunque quizá también patéticas, como un análisis propio del sátiro lovecraftiano. 

Hablemos ahora de Mohole, la cuarta de las aventuras contenidas en Las Abominaciones de Petersen. Los investigadores forman parte de un equipo de observadores externos que deben realizar una auditoría e informar sobre un proyecto de perforación experimental diseñado para penetrar en la corteza terrestre y liberar una fuente de energía que nunca se ha explotado, llamada gas «rolot» en honor a su descubridor, el doctor Simon Roylott. El proyecto, que se está llevando a cabo en una plataforma petrolífera reconvertida del mar del Norte, está bajo los auspicios del gobierno del Reino Unido y clasificado como alto secreto. 

El mismo Petersen admite que muchos de sus escritos son una especie de monstruo construido como Frankenstein en los que casi nunca pinta todo el lienzo, sino que completa a base de ideas que saca de historias que ha leído, películas que ha visto y otras aventuras que ha jugado. 

Mohole no es una excepción en este sentido. Para esta aventura, toma elementos tanto de la película ¿Qué sucedió entonces? (Quatermass and the Pit), como del episodio de Doctor Who Infierno (con el actor Jon Pertwee). De ¿Qué sucedió entonces? está la idea de una presencia subterránea maligna que subvierte las mentes de la gente y que, además, las transforma, así como la imagen final de una entidad horrorosa que se alza sobre la escen. De Infierno toma el concepto de un taladro nuclear, un volcán en erupción y una fuerza subterránea que transforma los cuerpos de la gente, además de un geofísico loco empeñado en llevar el proyecto a la ruina. 

Así, la aventura presenta algunos personajes que se vuelven locos por su contacto con «lo que hay debajo» y otros que se transforman físicamente en lo que Sandy ha dado en llamar primordiales. Además ha añadido es una inteligencia activa, en la forma de Tsathoggua, que impulsa todo el proceso. 


Noticias relacionadas



 
Ver más
Ver más
Up